Return to Video

FIGHTING FOR THE GOSPEL - TRUE REPENTANCE AND FREEDOM FROM SIN

  • 0:00 - 0:03
    ¡Hey! Mi nombre es Torben Søndergaard,
    y bienvenidos sean a esta enseñanza:
  • 0:03 - 0:08
    "Luchando por el verdadero Evangelio".
    Esta es una serie que he comenzado,
  • 0:08 - 0:13
    en la cual vemos y analizamos algunas de
    las mentiras en lo que respecta a la fe,
  • 0:13 - 0:16
    en lo que respecta al arrepentimiento,
    en lo que respecta al bautismo en agua
  • 0:16 - 0:19
    y en el Espíritu Santo.
    Y vamos a ver la verdad,
  • 0:19 - 0:22
    por supuesto, lo que la Biblia dice
    acerca de esas cosas.
  • 0:22 - 0:25
    Y estoy muy emocionado acerca
    de esta serie de videos:
  • 0:25 - 0:28
    "Luchando por el verdadero Evangelio",
    porque realmente necesitamos
  • 0:28 - 0:32
    alzarnos y luchar ahora.
    Hay un engaño tomando lugar
  • 0:32 - 0:37
    y necesitamos alzarnos por la verdad.
    Y en esta serie aquí hoy,
  • 0:37 - 0:41
    en este video hoy,
    vamos a ver el arrepentimiento.
  • 0:41 - 0:46
    Y voy a tomar un ángulo diferente en el
    arrepentimiento, del que normalmente oyes.
  • 0:46 - 0:50
    Y creo que la enseñanza de hoy va a
    desafiar a muchos de ustedes allá afuera,
  • 0:50 - 0:54
    tal vez, incluso, les hará hacerse
    algunas preguntas
  • 0:54 - 0:57
    a muchas cosas que han pensado
    y que han escuchado hasta ahora,
  • 0:57 - 1:01
    en lo que respecta a lo que es
    el arrepentimiento.
  • 1:01 - 1:04
    ¡Revísalo! Revísalo en la
    palabra de Dios.
  • 1:04 - 1:09
    Revisa si es que lo que estoy diciendo
    está correcto. No solo tomes tu tradición.
  • 1:09 - 1:14
    No solo tomes lo que tú has oído hasta
    ahora y pienses que eso debe estar
    correcto.
  • 1:14 - 1:17
    Examinémoslo por la palabra de Dios,
  • 1:17 - 1:21
    porque hay un engaño en curso
    en la iglesia.
  • 1:21 - 1:26
    Y en el último video,
    cuando hablé acerca de la fe,
  • 1:26 - 1:30
    realmente lidié con parte de ese engaño,
    cuando vimos el entendimiento griego
  • 1:30 - 1:37
    de lo que la fe o el creer es.
    Y hay un engaño acerca de la fe,
  • 1:37 - 1:39
    hay un engaño acerca del arrepentimiento,
  • 1:39 - 1:42
    hay un gran engaño acerca del bautismo.
    Hay muchísimos engaños
  • 1:42 - 1:46
    en la iglesia ahora mismo.
    Así que míralo tú mismo. Míralo.
  • 1:46 - 1:49
    En el último video acerca de la fe,
    recibí un montón de retroalimentación.
  • 1:49 - 1:55
    Un sujeto llamado Jim escribió aquí:
    "Torben, gracias por explicar
  • 1:55 - 1:58
    y dejarlo todo tan claro.
    También, causó que mi corazón
  • 1:58 - 2:02
    se regocijara. Otro más escribió aquí:
    "Increíble. Necesitaba oír eso.
  • 2:02 - 2:07
    Gracias. Necesitamos continuar creyendo
    en todo lo que está escrito".
  • 2:07 - 2:13
    Una persona escribió aquí: "Nunca vi
    la fe ser explicada tan claramente antes,
  • 2:13 - 2:17
    y cómo hemos adoptado la
    mentalidad griega,
  • 2:17 - 2:21
    en lo que respecta al entendimiento
    de lo que la fe y el creer es.
  • 2:21 - 2:26
    ¡Wow! Realmente te abre los ojos".
    Y yo creo lo mismo hoy,
  • 2:26 - 2:31
    que esta enseñanza acerca del
    arrepentimiento va a abrirle los ojos
  • 2:31 - 2:36
    a muchos de ustedes. Algunas personas
    dicen que el arrepentimiento son obras
  • 2:36 - 2:39
    y que no debemos realizar obras y que,
    por lo tanto, no debemos arrepentirnos.
  • 2:39 - 2:43
    Otras personas dicen que el
    arrepentimiento es solo para los judíos.
  • 2:43 - 2:45
    Hay algunas personas hoy en día que dicen
    que el arrepentimiento
  • 2:45 - 2:52
    no tiene nada que ver con el pecado como
    tal, porque arrepentimiento (metanoia),
  • 2:52 - 2:53
    significa "cambiar tu mente";
  • 2:53 - 2:55
    así que no se trata de apartarte
    del pecado,
  • 2:55 - 3:00
    solo se trata de cambiar tu mente.
    Lo que las personas, otra vez, dicen
  • 3:00 - 3:06
    es que el arrepentimiento es sentirse
    culpable por cosas y pedir perdón.
  • 3:07 - 3:10
    Y esas son algunas de las cosas
    que vamos a ver.
  • 3:10 - 3:15
    Vamos a ver lo que es el verdadero
    arrepentimiento y que este es para todos,
  • 3:15 - 3:21
    y que no es suficiente con sentirse
    culpable o pedir perdón.
  • 3:21 - 3:26
    Así que espero que estés listo. Antes que
    comencemos y vayamos, realmente,
  • 3:26 - 3:29
    realmente, en lo que respecta al
    arrepentimiento y la palabra
    arrepentimiento;
  • 3:29 - 3:34
    voy a pasar mucho tiempo, esta vez,
    para sentar el fundamento,
  • 3:34 - 3:39
    para explicarlo en una forma diferente,
    o vamos a verlo
  • 3:39 - 3:46
    en un lugar diferente, en el principio.
    Mi primera pregunta para ti es:
  • 3:47 - 3:52
    ¿De qué somos salvos nosotros?
    Y esa es una muy importante pregunta.
  • 3:52 - 3:56
    ¿De qué somos salvos nosotros?
    ¿De qué eres salvo tú?
  • 3:56 - 4:03
    La mayoría de las personas dará la
    respuesta: "Soy salvo del infierno",
  • 4:03 - 4:06
    porque estamos tan acostumbrados a
    reuniones evangelísticas,
  • 4:06 - 4:08
    en donde preguntan:
    "¡Hey! ¿Quieres ser salvo?
  • 4:08 - 4:11
    ¿Quieres ser salvo del infierno?"
    Como si el infierno fuese algo
  • 4:11 - 4:19
    de lo que necesitamos ser salvos.
    Pero nosotros no somos salvos
    del infierno.
  • 4:20 - 4:28
    El infierno no es la cosa de la que somos
    salvados. Somos salvos de nuestros
    pecados.
  • 4:28 - 4:33
    Y el infierno es un resultado de esos
    pecados, pero no es directamente
    del infierno
  • 4:33 - 4:37
    de lo que somos salvos.
    Somos salvos de nuestros pecados, y leemos
  • 4:37 - 4:43
    eso, también, con Jesús. Cuando Juan vio
    a Jesús por primera vez en 1 de Juan 1:29,
  • 4:43 - 4:51
    allí él dijo: "He aquí el Cordero de Dios,
    que quita el pecado del mundo".
  • 4:51 - 4:56
    Jesús, en Mateo 1:21, leemos que Él
    recibió el nombre de Jesús,
  • 4:56 - 5:01
    porque Él nos salvaría de
    nuestros pecados.
  • 5:01 - 5:06
    Jesús era el Cordero de Dios que quita
    el pecado del mundo.
  • 5:06 - 5:13
    Él recibió el nombre de Jesús, porque Él
    nos salvaría de nuestros pecados.
  • 5:13 - 5:21
    No somos salvos del infierno.
    Somos salvos de nuestro pecado.
  • 5:21 - 5:26
    Somos salvos del pecado que conducía
    a la destrucción, conducía a la muerte,
  • 5:26 - 5:32
    conducía al infierno; pero no es del
    infierno directamente de lo que
    somos salvos.
  • 5:32 - 5:38
    Somos salvos de nuestros pecados.
    La pregunta es:
  • 5:38 - 5:43
    ¿si tú estás en tus pecados,
    eres entonces salvo?
  • 5:44 - 5:48
    Y la respuesta es, por supuesto:
    No, no lo eres.
  • 5:48 - 5:55
    Si es que tú sigues en tus pecados,
    tú todavía, por lo tanto, no eres salvo,
  • 5:55 - 5:59
    porque Él vino a salvarnos de nuestros
    pecados. Intenta imaginar que
  • 5:59 - 6:05
    tenemos a un drogadicto que quiere
    compartir su "testimonio" en la iglesia,
  • 6:05 - 6:07
    y él va allí y él está sentado allí.
  • 6:07 - 6:12
    Y él, de hecho, tiene la jeringa para
    inyectarse las drogas
  • 6:12 - 6:16
    y él se sienta allí en la plataforma del
    púlpito y pone la jeringa en su brazo,
    y se sienta allí
  • 6:16 - 6:20
    enfrente de todos, y él se inyecta
    sus drogas. Y luego él dice:
  • 6:20 - 6:25
    "Oh, soy salvo. Oh, solo quiero testificar
    cómo Jesús me salvó.
  • 6:25 - 6:31
    Oh, soy salvo de mis drogas".
    Tú pensarías que él es un mentiroso,
  • 6:31 - 6:35
    un gran, gran mentiroso. ¿Por qué?
    Porque él no es salvo de sus drogas.
  • 6:35 - 6:39
    Él continúa en ellas. O qué sucedería si
    una persona enferma, un sujeto,
  • 6:39 - 6:43
    él va caminando o, apenas, va caminando y
    él se pone de pie en la plataforma del
    púlpito,
  • 6:43 - 6:47
    y él tiene dolor en la cadera,
    y él dice: "Hey, quiero testificar
  • 6:47 - 6:51
    cómo Jesús me salvó, sanó mi cuerpo,
    sanó mi cadera.
  • 6:51 - 6:54
    Yo tenía problemas con mi cadera
    por muchos, muchos años,
  • 6:54 - 6:58
    pero Jesús me sanó".
    Y luego él apenas desciende caminando
  • 6:58 - 7:03
    con un montón de dolor.
    Él es también un mentiroso. ¿Por qué?
  • 7:03 - 7:08
    Porque si tú eres salvo de tus drogas, eso
    quiere decir que tú has parado de
    tomarlas.
  • 7:08 - 7:12
    Si tú eres sanado de tu enfermedad,
    eso quiere decir que
  • 7:12 - 7:17
    tú ya no tienes más esa enfermedad.
    De la misma manera,
  • 7:17 - 7:20
    si tú eres salvo de tus pecados,
    eso quiere decir que esos pecados
  • 7:20 - 7:26
    no son parte de tu vida ya más,
    como lo fueron antes.
  • 7:27 - 7:34
    Estábamos en un camino de pecado
    que conducía a la muerte,
  • 7:34 - 7:38
    pero ahora nos arrepentimos,
    somos salvos de ese camino
  • 7:38 - 7:42
    y venimos a un nuevo camino:
    un camino de justicia
  • 7:42 - 7:47
    que conduce a la vida eterna.
    Y esto es de lo que Jesús habló acerca
  • 7:47 - 7:51
    en Mateo 7, cuando Él habló acerca
    de entrar por la puerta estrecha
  • 7:51 - 7:55
    y sabemos que Él es la puerta allí.
    "(...) porque ancha es la puerta, y
  • 7:55 - 8:01
    espacioso el camino que lleva a la
    perdición, y muchos son los que entran
    por ella;
  • 8:01 - 8:06
    porque estrecha es la puerta,
    y angosto el camino que lleva a la vida,
  • 8:06 - 8:13
    y pocos son los que la hallan". Así que
    hay dos caminos en que las personas
    están en la vida:
  • 8:13 - 8:19
    Hay un gran camino, un camino espacioso
    que lleva a la perdición.
  • 8:19 - 8:23
    Un camino que lleva a algo:
    lleva a la perdición.
  • 8:23 - 8:27
    Luego hay un camino angosto que
    lleva a algo distinto.
  • 8:27 - 8:32
    ¿Qué es eso? Eso es vida, vida eterna.
    Ese es el camino de santidad,
  • 8:32 - 8:36
    santificación, glorificación,
    vida eterna.
  • 8:36 - 8:42
    Y Romanos 6 deja esto más claro,
    que hay dos caminos
  • 8:42 - 8:50
    que llevan a dos cosas diferentes.
    Romanos 6:16 dice esto:
  • 8:50 - 8:55
    "¿No sabéis que si os sometéis a alguien
  • 8:55 - 9:00
    como esclavos para obedecerle,
    sois esclavos de aquel a quien obedecéis,
  • 9:00 - 9:08
    sea del pecado para muerte,
  • 9:08 - 9:14
    o sea de la obediencia para justicia?"
  • 9:14 - 9:19
    Así que Pablo aquí le escribe a los
    cristianos. "¿No sabéis?"
  • 9:19 - 9:21
    Y les diré lo mismo a ustedes allá
    afuera:
  • 9:21 - 9:24
    ¿No saben que si se someten a alguien
  • 9:24 - 9:28
    para obedecerle, es aquel a quien sirven?
  • 9:28 - 9:32
    Puede ser el pecado al que tú te sometas,
  • 9:32 - 9:41
    y eso conducirá a la muerte, o puede ser
    a la obediencia que conduce a la justicia.
  • 9:41 - 9:46
    Y él le dice esto a los cristianos.
    Y luego, él continúa en el versículo 17
    (corrección):
  • 9:46 - 9:58
    "Pero gracias a Dios, que aunque
    erais esclavos del pecado,
  • 9:58 - 10:04
    habéis obedecido de corazón a aquella
    forma de doctrina a la cual fuisteis
    entregados (...)."
  • 10:04 - 10:15
    Así que, antes solíamos ser esclavos
    del pecado, solíamos caminar en pecado,
  • 10:15 - 10:21
    pero fuimos salvados de nuestro pecado,
    de la manera en que caminábamos,
  • 10:21 - 10:28
    de nuestro estilo de vida de pecado, de
    nuestro camino ancho. Y luego el versículo
    18 dice:
  • 10:28 - 10:37
    "(...) y libertados del pecado,
    vinisteis a ser siervos de la justicia".
  • 10:37 - 10:41
    Y él continúa en el versículo 22,
    en Romanos 6:
  • 10:41 - 10:47
    "Mas ahora que habéis sido libertados
    del pecado
  • 10:47 - 10:56
    y hechos siervos de Dios, tenéis
    por vuestro fruto la santificación,
  • 10:56 - 11:03
    y como fin, la vida eterna".
    Y luego, el versículo 23:
  • 11:03 - 11:10
    "Porque la paga del pecado es muerte,
    mas la dádiva de Dios es vida eterna
  • 11:10 - 11:14
    en Cristo Jesús Señor nuestro".
    Lo que necesitamos entender es
  • 11:14 - 11:22
    que la naturaleza del pecado es muerte.
    Nada ha cambiado allí.
  • 11:22 - 11:29
    Este pecado que nos ha dividido ante Dios,
    el pecado que nos dividió antes
  • 11:29 - 11:34
    de que leyéramos la Biblia, antes que le
    orásemos a Dios, antes de que viniéramos
  • 11:34 - 11:41
    a la iglesia; el mismo pecado también nos
    dividirá después de llegar a la iglesia,
  • 11:41 - 11:46
    después de que le oremos a Dios, después
    de que tengamos nuestra fe en Dios.
    ¿Por qué?
  • 11:46 - 11:54
    Porque la fe, orar a Dios, venir a la
    iglesia; no cambia
  • 11:54 - 12:03
    la naturaleza del pecado. El pecado sigue
    siendo pecado, y la paga del pecado sigue
    siendo la muerte.
  • 12:03 - 12:10
    La salvación no cambia el valor del pecado
    y la naturaleza del pecado.
  • 12:10 - 12:18
    La salvación nos cambia a nosotros y
    nuestra manera de vivir, en lo que
    respecta al pecado.
  • 12:18 - 12:26
    La salvación es venir del camino
    espacioso que llevaba al pecado,
  • 12:26 - 12:33
    en donde vivíamos un estilo de vida
    pecaminoso de engañar y mentir,
  • 12:33 - 12:38
    e idolatría y usar el nombre de Dios en
    vano, y mirar con lujuria
  • 12:38 - 12:43
    y deshonrar a otras personas. Y estábamos
    viviendo en el camino espacioso:
  • 12:43 - 12:50
    el camino espacioso del pecado. Éramos
    esclavos del pecado. Y eso conducía a la
    muerte ¿Por qué?
  • 12:50 - 12:56
    Porque la paga del pecado es la muerte.
    Pero en la salvación estamos
  • 12:56 - 13:01
    siendo transformados y tomados desde
    aquel camino, hacia el camino estrecho.
  • 13:01 - 13:08
    Este es, ahora, un camino de santidad,
    de santificación y, en el final,
  • 13:08 - 13:13
    de glorificación, en donde estaremos
    enfrente de Dios.
  • 13:13 - 13:18
    Así que, ¿de qué somos salvos?
    Somos salvos de mentir.
  • 13:19 - 13:23
    Somos salvos de robar,
    somos salvos de engañar,
  • 13:23 - 13:28
    somos salvos de deshonrar a nuestros
    padres, somos salvos
  • 13:28 - 13:35
    de usar el nombre de Dios en vano,
    somos salvos de mirar
  • 13:35 - 13:40
    con lujuria a otras personas, somos
    salvos de tener odio en nuestro corazón,
  • 13:40 - 13:46
    somos salvos de nuestros pecados.
    Eso es lo que es la salvación.
  • 13:46 - 13:50
    Y necesitamos comenzar aquí,
    porque si tú no sabes
  • 13:50 - 13:58
    que la salvación es una salvación de
    nuestros pecados, entonces tú no
    comprenderás
  • 13:58 - 14:02
    por qué necesitamos arrepentirnos
    para ser salvos. Tú no entenderás
  • 14:02 - 14:05
    por qué, también, necesitamos sepultar
    nuestra vieja vida para ser salvos,
  • 14:05 - 14:07
    por qué eso es parte de la salvación.
    Tú no entenderás
  • 14:07 - 14:11
    por qué ser bautizado y ser llenado con
    el Espíritu Santo es parte de la
    salvación,
  • 14:11 - 14:16
    porque la salvación es más que "tómala",
    y luego vas al cielo
  • 14:17 - 14:26
    y Dios no ve nuestros pecados. No, la
    salvación es que estamos siendo salvos.
  • 14:26 - 14:30
    Estamos siendo transformados por el
    poder del Evangelio,
  • 14:30 - 14:34
    de modo que no vivamos como vivíamos
    antes, cuando estábamos caminando
  • 14:34 - 14:41
    en el camino espacioso de pecado,
    lujuria, egoísmo y así en más.
  • 14:41 - 14:44
    Y esto es importante entenderlo.
    Y sé que estamos enseñando
  • 14:44 - 14:48
    acerca del arrepentimiento ahora mismo,
    y sé que es un largo rodeo
  • 14:48 - 14:52
    para llegar al arrepentimiento.
    Pero necesito continuar
  • 14:52 - 14:57
    un poquito aquí, también, porque quiero
    decirte: no seas engañado.
  • 14:57 - 15:05
    No seas engañado. Juan dijo eso:
    "Hijitos, nadie os engañe (...)".
  • 15:05 - 15:06
    Y quiero decirte eso a ti,
  • 15:06 - 15:12
    lo que está escrito en 1 de Juan 3:7:
    No dejes que nadie te engañe.
  • 15:12 - 15:18
    Y, luego, él continúa: "(...) el que hace
    justicia
  • 15:18 - 15:25
    es justo, como él es justo".
    El que hace justicia
  • 15:25 - 15:27
    es justo, como él (Cristo) es justo.
  • 15:27 - 15:34
    "El que practica el pecado es del diablo;
  • 15:34 - 15:37
    porque el diablo peca desde el principio.
  • 15:37 - 15:41
    Para esto apareció el Hijo de Dios
    (Jesús),
  • 15:41 - 15:51
    para deshacer las obras del diablo".
    Eso es, deshacer el pecado.
  • 15:51 - 15:54
    Así que aquí, otra vez, no dejes
    que nadie te engañe.
  • 15:54 - 15:58
    El que hace justicia es justo,
    como Él es justo.
  • 15:58 - 16:05
    El que practica el pecado es del diablo.
    Y esos son los dos caminos
  • 16:05 - 16:10
    en los que podemos caminar. Un camino:
    el pecado, que lleva a la perdición,
  • 16:10 - 16:16
    El otro camino: santidad, libertad del
    pecado, que lleva a la vida.
  • 16:16 - 16:19
    Y cuando hablamos acerca de ser libre
    del pecado, no digo que nosotros,
  • 16:19 - 16:28
    en Cristo, no podamos pecar. Pero no en
    esa manera, en que esto se convierta en
    la regla general.
  • 16:28 - 16:30
    Porque la Biblia también dice
    en la misma carta,
  • 16:30 - 16:35
    y vamos a ir a profundizar algo más
    en 1 de Juan aquí. 1 de Juan 1:8,
  • 16:35 - 16:39
    tú conoces estas palabras:
    "Si decimos que no tenemos pecado,
  • 16:39 - 16:42
    nos engañamos a nosotros mismos,
    y la verdad no está en nosotros.
  • 16:42 - 16:49
    Si confesamos nuestros pecados,
    él es fiel y justo para perdonar
  • 16:49 - 16:54
    nuestros pecados, y limpiarnos de
    toda maldad".
  • 16:54 - 16:57
    Si confesamos nuestros pecados,
    él es fiel y justo
  • 16:57 - 17:06
    y nos perdonará. Esto está escrito en el
    contexto de caminar en la luz.
  • 17:06 - 17:11
    No está escrito en el contexto de volver
    al mismo pecado
  • 17:11 - 17:14
    una y otra, y otra, y otra,
    y otra vez.
  • 17:14 - 17:19
    No está escrito en el contexto de caminar
    como un esclavo del pecado,
  • 17:19 - 17:25
    porque dice: "Si confesamos nuestros
    pecados, él es fiel
  • 17:25 - 17:31
    y justo para perdonarnos... "
    (1 de Juan 1:9). Pero, la misma carta,
    solo un poquito más abajo,
  • 17:31 - 17:35
    en el capítulo 2, versículo 1, dice:
    "Hijitos míos, estas cosas os escribo
  • 17:35 - 17:42
    para que no pequéis (...)". Así que,
    él está escribiendo en la carta aquí:
  • 17:42 - 17:49
    "Hijitos míos, estas cosas os escribo
    para que no pequéis (...)".
    Allí es donde comenzamos.
  • 17:49 - 17:54
    Ese es nuestro punto de partida.
    Lo que dice, también está escrito
  • 17:54 - 18:02
    para que no pequemos. Pero, luego, viene:
    "y si alguno hubiere pecado,
  • 18:02 - 18:07
    abogado tenemos para con el Padre,
    a Jesucristo el justo".
  • 18:07 - 18:11
    Está diciendo:
    "os escribo para que no pequéis,
  • 18:11 - 18:17
    y si alguno hubiera cometido pecado...".
    No está diciendo: "y cuando pequen",
  • 18:17 - 18:21
    porque el pecado no debería ser parte
    de nosotros, porque en la misma carta
  • 18:21 - 18:26
    continúa diciendo: "El que dice: Yo le
    conozco, y no guarda sus mandamientos,
  • 18:26 - 18:29
    el tal es mentiroso, y la verdad
    no está en él (...)".
  • 18:29 - 18:32
    Y, más abajo, dice:
    "El que dice que permanece en él,
  • 18:32 - 18:41
    debe andar como él anduvo".
    Más abajo dice: "Y todo aquel que
    tiene esta esperanza en él,
  • 18:41 - 18:47
    se purifica a sí mismo, así como él es
    puro". Más abajo... ahora estamos
    en el capítulo 3, versículo 5.
  • 18:47 - 18:51
    Escucha aquí:
    "Y sabéis que él (Cristo)
  • 18:51 - 19:00
    apareció para quitar nuestros pecados,
    y no hay pecado en él.
  • 19:00 - 19:11
    Todo aquel que permanece en él, no peca;
  • 19:11 - 19:17
    todo aquel que peca,
  • 19:17 - 19:20
    no le ha visto, ni le ha conocido".
  • 19:20 - 19:25
    Así que, ya está en el contexto.
    De modo que, cuando 1 de Juan 1:9 decía:
    "Si confesamos
  • 19:25 - 19:30
    nuestros pecados, él es fiel y justo para
    perdonar nuestros pecados (...)".
    Y Él lo es. Él es justo.
  • 19:30 - 19:34
    Él te perdona cuando le confiesas tu
    pecado. Pero, la misma carta, decía:
  • 19:34 - 19:40
    "Todo aquel que permanece en él, no peca;
  • 19:40 - 19:45
    todo aquel que peca, no le ha visto, ni
    le ha conocido". Si tú continúas pecando
  • 19:45 - 19:49
    tú no le conoces. Tú no lo estás viendo
    y tú no lo conoces.
  • 19:49 - 19:55
    Y, luego, el siguiente versículo dice:
    "Hijitos, nadie os engañe (...)"-
  • 19:55 - 19:59
    o hijitos, no sean engañados-
  • 19:59 - 20:02
    (...) el que hace justicia es justo,
    como él es justo.
  • 20:02 - 20:10
    El que practica el pecado es del diablo;
    porque el diablo peca desde el principio.
  • 20:10 - 20:12
    Para esto apareció el Hijo de Dios,
  • 20:12 - 20:18
    para deshacer las obras del diablo.
    Todo aquel que es nacido de Dios,
  • 20:18 - 20:26
    no practica el pecado, porque la simiente
    de Dios permanece en él;
  • 20:26 - 20:33
    y no puede pecar, porque es
    nacido de Dios".
  • 20:33 - 20:40
    Y, luego, la carta continúa diciendo que
    puedes conocer un árbol por sus frutos.
  • 20:40 - 20:45
    Tú puedes conocer a un árbol por su fruto.
    Así es como es.
  • 20:45 - 20:51
    Así es como es. Por esto, tú conoces
    quién es hijo de Dios
  • 20:51 - 21:00
    y quién es un hijo de Satanás.
    Por esto. No por venir a la iglesia.
  • 21:00 - 21:04
    No por orarle a Dios. No por llamarnos a
    nosotros mismos: cristianos.
  • 21:04 - 21:09
    Por esto, tú conoces quién es hijo de
    Dios y quién es el hijo de Satanás.
  • 21:09 - 21:16
    Por esto, ¿y qué es esto? Por cómo
    vivimos. ¿Caminas tú en el camino
    espacioso
  • 21:16 - 21:22
    o caminas en el camino estrecho?
    Mientras caminamos en el camino estrecho,
  • 21:22 - 21:26
    no podemos seguir pecando. No podemos
    tener un estilo de vida pecaminoso.
  • 21:26 - 21:33
    Si es que pecamos, pedimos perdón y
    Él es fiel y justo para perdonarnos.
  • 21:33 - 21:38
    Pero si en nuestra vida mostramos un
    estilo de vida pecaminoso, en que tenemos
    una naturaleza de pecado,
  • 21:38 - 21:43
    y continuamos pecando, y podemos pecar
    sin sentirnos totalmente destruidos
  • 21:43 - 21:47
    y condenados y arrepentidos y si no
    corremos lejos de eso:
  • 21:47 - 21:53
    entonces no hemos nacido de nuevo.
    Entonces seguimos caminando en el camino
    espacioso.
  • 21:53 - 22:03
    Así que no es suficiente con confesar el
    pecado. No es suficiente con arrepentirse
    una vez;
  • 22:03 - 22:11
    es un estilo de vida. Es un caminar del
    que estamos hablando. Y he visto,
  • 22:11 - 22:15
    especialmente en los Estados Unidos, he
    visto muchísimos cristianos,
  • 22:15 - 22:20
    con los cuales quedo solamente
    sorprendido. Impactado, de cuán
    engañadas las gentes están,
  • 22:20 - 22:25
    porque ellos piensan que son
    cristianos, o cristianos
  • 22:25 - 22:29
    que viven un estilo de vida
    pecaminoso, no sabiendo que
  • 22:29 - 22:33
    la paga del pecado es la muerte.
    Y eso no ha cambiado,
  • 22:33 - 22:38
    y eso no va a cambiar.
    No es la naturaleza del pecado
  • 22:38 - 22:43
    la que va a cambiar en la salvación.
    Somos nosotros quienes vamos a cambiar
  • 22:43 - 22:47
    en la salvación. La salvación no es
    una salvación del infierno.
  • 22:47 - 22:53
    La salvación es una salvación del pecado,
    que lleva a la perdición (destrucción),
  • 22:53 - 22:58
    que lleva a la muerte.
    Y por eso es que el arrepentimiento,
  • 22:58 - 23:02
    si es que vemos al arrepentimiento
    o vemos el nacer de nuevo en la luz
  • 23:02 - 23:11
    de ser salvado del pecado; en vez de
    "solo" a la luz de ir al cielo,
  • 23:11 - 23:14
    porque si te digo que necesitas nacer de
    nuevo para ir al cielo, me preguntarás:
  • 23:14 - 23:20
    - "Ok. ¿Por qué?"
    - Porque... tú lo necesitas...
    porque, de otro modo,
  • 23:20 - 23:24
    tú no puedes ir al cielo.
    - "Ok. ¿Pero dónde entra el bautismo?
  • 23:24 - 23:27
    ¿Dónde entra el arrepentimiento?
    ¿Qué hay acerca del Espíritu Santo?
  • 23:27 - 23:31
    ¿Es eso necesario para ir al cielo?
    Porque tú puedes, solamente,
    en un chasquido de dedos
  • 23:31 - 23:41
    ir al cielo?" ¿Lo entiendes?
    Dios nos arrojó fuera del Jardín,
  • 23:41 - 23:44
    de modo que nosotros no comamos del
    árbol de la vida y vivamos para siempre.
  • 23:44 - 23:48
    ¿Por qué?
    Porque si comíamos del árbol de la vida,
  • 23:48 - 23:51
    hubiésemos tenido por siempre problemas
    con el pecado. Y por eso fue que Dios
  • 23:51 - 23:55
    nos echó fuera del Jardín.
    En el nuevo cielo, en la nueva tierra,
  • 23:55 - 23:59
    allí tenemos al árbol de la vida otra vez.
    Y aquellos que han lavado sus vestiduras,
  • 23:59 - 24:05
    aquellos que fueron transformados,
    entrarán ahora y podrán
  • 24:05 - 24:07
    comer de ese árbol de la vida
    y vivir por siempre. ¿Por qué?
  • 24:07 - 24:10
    Porque ellos ya lidiaron con el
    pecado, ellos fueron hechos salvos
  • 24:10 - 24:15
    de sus pecados, y por lo tanto,
    ellos podrán entrar
  • 24:15 - 24:20
    y comer del árbol de la vida
    y vivir para siempre.
  • 24:20 - 24:24
    Nosotros somos hechos salvos de
    nuestros pecados en la salvación,
  • 24:24 - 24:31
    y el arrepentimiento es el primer peldaño
    en donde tú mueres a tus pecados,
  • 24:31 - 24:37
    tú te apartas de tus pecados,
    tú pides perdón por tus pecados,
  • 24:37 - 24:41
    y se te concede un nuevo corazón.
    El corazón de piedra es quitado,
  • 24:41 - 24:47
    y un nuevo corazón se te es entregado.
    Eso es parte de la salvación.
  • 24:47 - 24:53
    Pero el cuerpo está muerto. Entonces
    ahora, tú también necesitas sepultar
    ese viejo cuerpo muerto
  • 24:53 - 24:56
    en el bautismo en agua
    (y de eso voy a hablar la próxima vez).
  • 24:56 - 25:01
    Eso también es parte de la salvación.
    Y luego tú necesitas al Espíritu Santo,
  • 25:01 - 25:08
    que levantará ese nuevo cuerpo, de modo
    que ahora puedas caminar por el Espíritu
  • 25:08 - 25:13
    y no por la carne. De modo que tú puedas
    caminar en el camino estrecho
  • 25:13 - 25:18
    por el Espíritu y no ser guiado por
    la carne, como lo eras antes.
  • 25:18 - 25:27
    Y todo aquello lleva a algo hermoso,
    que es el camino estrecho
  • 25:27 - 25:32
    que lleva a la vida eterna.
    Así que, el pecado es pecado,
  • 25:32 - 25:36
    y nosotros somos salvados de nuestros
    pecados. ¿Continúas tú en tus pecados?
  • 25:36 - 25:41
    Tú, por lo tanto, no eres salvo. Y Pablo
    necesitó recordarle esto a la iglesia
  • 25:41 - 25:44
    acerca de eso, una y otra vez.
    Y en Gálatas leeré
  • 25:44 - 25:48
    una parte aquí y, luego, podremos
    continuar desde aquí.
  • 25:48 - 25:55
    Pero, en Gálatas 5, leemos que las
    obras de la carne son,
  • 25:55 - 25:59
    y luego hay una completa, larga lista de
    lo que son los actos de la carne,
  • 25:59 - 26:04
    o las obras de la carne. Estas son:
    adulterio, fornicación, inmundicia,
    lascivia,
  • 26:04 - 26:09
    idolatría, hechicerías, enemistades,
    pleitos, celos, iras
  • 26:09 - 26:13
    y hay una completa lista; borracheras,
    orgías, y así en más.
  • 26:13 - 26:18
    Y luego Pablo, él dice aquí
    en Gálatas 5:21,
  • 26:18 - 26:22
    y él le está hablando a la iglesia
    ahora mismo: "(...) os amonesto,
  • 26:22 - 26:29
    como ya os lo he dicho antes, que los que
    practican tales cosas no heredarán
  • 26:29 - 26:34
    el reino de Dios". Así que, Pablo viene
    con una larga lista acerca de lo que
  • 26:34 - 26:40
    la carne es, acerca de lo que las obras
    de la carne son. Y luego él dijo:
  • 26:40 - 26:45
    "os amonesto, como ya os lo he dicho
    antes, que los que practican tales cosas
  • 26:45 - 26:49
    no heredarán el reino de Dios".
  • 26:49 - 26:52
    Él necesitó decirle eso a cristianos.
    Y quiero decirte lo mismo a ti:
  • 26:52 - 26:56
    no seas engañado.
    Quiero amonestarte,
  • 26:56 - 27:02
    como lo he hecho antes, que si
    tú vives conforme a la carne,
  • 27:02 - 27:09
    en el camino espacioso,
    tú no heredarás el reino de Dios.
  • 27:09 - 27:14
    "Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo,
    paz, paciencia, benignidad,
  • 27:14 - 27:17
    bondad, fe, mansedumbre,
    templanza;
  • 27:17 - 27:19
    contra tales cosas no hay ley".
    Y luego dice:
  • 27:19 - 27:31
    "Pero los que son de Cristo han
    crucificado la carne con sus pasiones
    y deseos".
  • 27:31 - 27:37
    Así que, ¿le perteneces a Cristo?
    Entonces tú deberías haber crucificado
  • 27:37 - 27:43
    tu carne con todas sus pasiones
    y deseos que le siguen.
  • 27:43 - 27:47
    Tú ya no estás caminando en el camino
    espacioso que lleva a la perdición.
  • 27:47 - 27:51
    Tú estás ahora caminando en el camino
    estrecho, no el camino de la carne,
  • 27:51 - 27:55
    sino el camino de justicia, el camino
    del Espíritu,
  • 27:55 - 28:01
    que lleva a la vida eterna.
    Y esto es lo que es la salvación.
  • 28:01 - 28:04
    Y muchos no entienden eso en Estados
    Unidos y alrededor de todo el mundo.
  • 28:04 - 28:08
    Así que, por eso es que muchos un día
    dirán: "Señor, Señor, ¿no profetizamos
  • 28:08 - 28:10
    en tu nombre, y en tu nombre echamos
    fuera demonios,
  • 28:10 - 28:14
    y en tu nombre hicimos muchos milagros?"
  • 28:14 - 28:22
    Y Jesús les dirá: "Nunca os conocí;
    apartaos de mí, hacedores de maldad".
  • 28:23 - 28:28
    Podemos conocer un árbol por su fruto.
    Necesitamos ser regenerados.
  • 28:28 - 28:32
    Necesitamos ser transformados.
    Necesitamos ser una nueva creación.
  • 28:32 - 28:38
    Y eso es lo que la salvación es. Y el
    primer paso allí, es el arrepentimiento.
  • 28:38 - 28:42
    Y vamos a continuar ahora.
    Sé que fue una larga, larga introducción.
  • 28:42 - 28:47
    Vamos a continuar ahora.
    La primera cosa que Juan dijo
  • 28:47 - 28:51
    cuando empezó su ministerio
    (Juan el bautista), fue: "Arrepentíos".
  • 28:51 - 28:54
    Arrepentíos fue la primera palabra
    que salió de su boca.
  • 28:54 - 29:00
    Vemos lo mismo con Jesús, cuando Jesús
    comenzó a predicar en Mateo 4:17:
  • 29:00 - 29:05
    "Arrepentíos, porque el reino de
    los cielos se ha acercado".
    Así que, Jesús estaba predicando
  • 29:05 - 29:10
    arrepiéntanse, arrepiéntanse,
    arrepiéntanse. Esa fue la primera palabra.
  • 29:10 - 29:13
    Y ese es el ministerio al que somos
    llamados.
  • 29:13 - 29:18
    Somos llamados a predicar el
    arrepentimiento. En Lucas 24, justo antes
  • 29:18 - 29:22
    de que Jesús fuera al cielo, leemos esto:
    "(...) y les dijo:
  • 29:22 - 29:26
    Así está escrito, y así fue necesario que
    el Cristo padeciese,
  • 29:26 - 29:28
    y resucitase de los muertos al tercer día;
  • 29:28 - 29:37
    y que se predicase en su nombre el
    arrepentimiento y el perdón de pecados
    en todas las naciones (...)".
  • 29:37 - 29:41
    Recuerda que es a todas las naciones.
    No solo a los judíos como algunas
    personas dicen.
  • 29:41 - 29:45
    No, el arrepentimiento para
    perdón de pecados es
  • 29:45 - 29:49
    lo que va a ser predicado a todas
    las naciones.
  • 29:49 - 29:57
    Y Pedro comenzó allí.
    Él tomó el llamado que Jesús dio.
  • 29:57 - 29:59
    El llamado que tú y yo debemos predicar.
    Y la primera cosa
  • 29:59 - 30:04
    que salió de la boca de Pedro fue:
    "Arrepentíos". Ellos le preguntaron:
  • 30:04 - 30:08
    "¿qué haremos? (para ser salvos)
    Arrepentíos, y bautícese cada uno de
    vosotros en el nombre
  • 30:08 - 30:10
    de Jesucristo para perdón de los pecados;
  • 30:10 - 30:15
    y recibiréis el don del Espíritu Santo".
    Y voy a ver eso después.
  • 30:15 - 30:19
    Pero hoy veremos: "Arrepentíos".
    Esa fue la primera palabra.
  • 30:19 - 30:24
    Y después, en el siguiente capítulo,
    él dijo: "arrepentíos y convertíos,
  • 30:24 - 30:32
    para que sean borrados vuestros
    pecados (...)". ¡Arrepiéntanse,
  • 30:32 - 30:37
    y convertíos! Ese es el mismo mensaje
    que necesitamos predicar hoy.
  • 30:37 - 30:43
    Hay un arrepentimiento y una conversión.
    Es como un doble arrepentimiento.
  • 30:43 - 30:50
    La primera cosa que hacemos es
    arrepentirnos de nuestros pecados.
  • 30:50 - 30:55
    Nos apartamos de nuestra forma de vivir,
    de nuestro estilo de vida pecaminoso.
  • 30:55 - 31:00
    Y, luego, nos convertimos (nos volvemos
    a Dios). Y eso es lo que es el
    arrepentimiento.
  • 31:00 - 31:05
    El arrepentimiento no es solo volvernos
    a Dios (convertirnos), es también
    apartarnos
  • 31:05 - 31:10
    del estilo de vida que tenemos.
    ¿Por qué? Porque Dios va a juzgar
  • 31:10 - 31:15
    al mundo un día. Y, por lo tanto, Él le
    ha ordenado a cada hombre, quienquiera
    que este sea, que se arrepienta.
  • 31:15 - 31:19
    Y leemos que este es un llamado
    que Pablo también tomó, y él dijo:
  • 31:19 - 31:23
    "(...) He tenido un solo mensaje
    para los judíos y los griegos por igual:
  • 31:23 - 31:31
    la necesidad de arrepentirse del pecado,
    de volver a Dios y de tener fe en
    nuestro Señor Jesús". (NTV)
  • 31:31 - 31:36
    Así que esto, otra vez, es para judíos
    y gentiles. Esto es para todos nosotros.
  • 31:36 - 31:47
    Necesitamos arrepentirnos y volvernos
    a Dios. La palabra arrepentimiento
    significa metanoia. Metanoia
  • 31:47 - 31:54
    Meta, significa cambio cambio (de forma
    de pensar), noia significa mente.
  • 31:54 - 32:04
    Así que significa: "cambio de mente",
    pero esto no se detiene con un cambio
    en la mente.
  • 32:04 - 32:08
    Comienza con un cambio en tu mente.
  • 32:08 - 32:12
    O, digámoslo así, en tu corazón.
    Usamos la palabra: "corazón".
  • 32:12 - 32:16
    Sé que no pensamos con nuestro corazón,
    pensamos con nuestra mente,
  • 32:16 - 32:21
    pero nuestro corazón está siendo cambiado.
    Y de la abundancia del corazón
  • 32:21 - 32:25
    habla la boca. Así que tu corazón
    está siendo cambiado.
  • 32:25 - 32:28
    Tu mente está siendo cambiada.
    Esa es la primera cosa.
  • 32:28 - 32:35
    La siguiente cosa es tu confesión.
    Ese arrepentimiento será mostrado
  • 32:35 - 32:40
    a través de tu confesión.
    Y, más tarde, será mostrado
  • 32:40 - 32:46
    a través de tus obras, por tus acciones,
    por tu forma de vivir.
  • 32:46 - 32:51
    Y debería de haber fruto de
    ese arrepentimiento.
  • 32:51 - 32:55
    El verdadero arrepentimiento es algo
    que podemos comprobar por su fruto.
  • 32:55 - 32:58
    No es solo una cosa mental,
    como se dice en el mundo hoy,
  • 32:58 - 33:03
    y hay gente, hoy en día, que dicen:
    "Oh, el arrepentimiento es metanoia,
  • 33:03 - 33:07
    metanoia, metanoia. Todo es metanoia.
    (Cambio en la) mente, mente, mente.
  • 33:07 - 33:13
    Pero no seas engañado como los fariseos.
    Los fariseos sabían
  • 33:13 - 33:17
    lo que metanoia significaba.
    Ellos sabían metanoia.
  • 33:17 - 33:22
    Ellos sabían el entendimiento de eso.
    Pero cuando fueron donde
  • 33:22 - 33:26
    Juan el bautista; él estaba enojado.
    Él les llamó:
  • 33:26 - 33:32
    "¡Generación de víboras! ¿Quién os
    enseñó a huir de la ira venidera?"
  • 33:32 - 33:37
    Y luego él le dijo a ellos: "Haced, pues,
    frutos dignos de arrepentimiento".
  • 33:37 - 33:41
    O: produzcan frutos que muestren que
    realmente se han apartado
  • 33:41 - 33:48
    de sus pecados. No solo lo tengan en la
    mente, como si fuera una cosa mental,
  • 33:48 - 33:56
    sino que produzcan fruto que realmente
    muestre que se han apartado
  • 33:56 - 33:59
    del pecado. Y eso fue lo que
    Juan el bautista le dijo a los fariseos
  • 33:59 - 34:02
    que vinieron a él, cuando él
    estaba bautizando.
  • 34:02 - 34:07
    Y es lo mismo hoy, cuando las personas
    vienen a nosotros y confiesan a Cristo,
  • 34:07 - 34:11
    o quieren confesar a Cristo,
    quieren ser bautizados; que podamos decir:
  • 34:11 - 34:20
    "Produce fruto que muestre que tú
    realmente te has apartado de tus pecados".
  • 34:20 - 34:26
    Y el primer fruto que usualmente
    vemos allí: es la confesión.
  • 34:26 - 34:28
    Porque no podemos ver cómo ellos
    cambian su mente,
  • 34:28 - 34:32
    pero cuando las personas confiesan,
    es lo primero que vemos
  • 34:32 - 34:37
    y, luego, si ese cambio de mente y
    la confesión es sincera,
  • 34:37 - 34:43
    entonces lo vemos después en sus vidas,
    porque esas vidas mostrarán
  • 34:43 - 34:47
    que ellos verdaderamente se han
    arrepentido de sus pecados.
  • 34:47 - 34:49
    Pero los fariseos, ellos vinieron
    y ellos no lo vieron.
  • 34:49 - 34:55
    Y ellos vinieron con un montón de excusas,
    tales como: "Pero tenemos a Abraham
    por padre, y así en más".
  • 34:55 - 34:59
    Y él (Juan el bautista) realmente
    los reprendió, y les dijo: "(...) no
    penséis decir dentro de vosotros mismos:
  • 34:59 - 35:01
    A Abraham tenemos por padre (...)".
    Él continuó diciendo que:
  • 35:01 - 35:05
    "(...) el hacha está puesta a la raíz de
    los árboles; por tanto, todo árbol
  • 35:05 - 35:11
    que no da buen fruto es cortado
    y echado en el fuego".
  • 35:11 - 35:13
    Lo mismo te diré a ti.
    No te digas a ti mismo:
  • 35:13 - 35:16
    "Sí, pero si estoy yendo a la iglesia.
    Pero si le estoy orando a Dios.
  • 35:16 - 35:22
    Pero si estoy leyendo mi Biblia.
    ¡Hey! "El hacha está puesta
  • 35:22 - 35:26
    a la raíz de los árboles; por tanto,
    todo árbol que no da buen fruto
  • 35:26 - 35:30
    es cortado y echado en el fuego".
    No vengas con excusas.
  • 35:30 - 35:36
    Que estoy yendo a la iglesia, que estoy
    orándole a Dios, que, que...
    ¡Muestra arrepentimiento!
  • 35:36 - 35:39
    Y eso es lo que amo con el
    arrepentimiento. Porque cuando tú hablas
  • 35:39 - 35:43
    acerca de la fe... no es fácil. A veces,
    cuando tú hablas con las personas
  • 35:43 - 35:47
    acerca de cuánto ellas creen: no podemos
    ver la fe. No podemos medir la fe.
  • 35:47 - 35:53
    Pero tú puedes ver el arrepentimiento.
    Tú, tal vez, no lo verás si es que
  • 35:53 - 35:58
    te encuentras a una persona, y en cinco
    minutos le dices: "hola" y "¿cómo estás?",
    y así en más.
  • 35:58 - 36:01
    Pero cuando tú ves la vida de las
    personas, cuando tú ves lo que sale
  • 36:01 - 36:03
    de su boca, cuando tú ves cómo
    ellos viven;
  • 36:03 - 36:07
    tú puedes ver en una persona si se
    ha arrepentido,
  • 36:07 - 36:11
    y si no se ha arrepentido,
    ellos siguen en sus pecados
  • 36:11 - 36:17
    y, por lo tanto, ellos no son salvos y,
    por consecuente, ellos irán al infierno,
  • 36:17 - 36:28
    si es que ellos no nacen de nuevo. Así es
    como es. ¿Qué es el arrepentimiento?
  • 36:28 - 36:32
    Si yo, de hecho, explicara la palabra
    "arrepentimiento" y lo que es parte
    del arrepentimiento;
  • 36:32 - 36:38
    hay algo que llamamos "pesar", y hay algo
    que llamamos "remordimiento",
  • 36:38 - 36:46
    y el "pesar" no es verdadero
    arrepentimiento. Tú puedes sentir
    pesar por cosas.
  • 36:46 - 36:55
    Y tú, en tu pesar, puedes sentirte
    afligido, puedes sentir dolor, puedes
    sentirte herido, puedes sentir enojo.
  • 36:55 - 37:04
    Tú te sientes afligido y herido y dolido
    y enojado, porque tú sientes pesar por
    cosas que has hecho,
  • 37:04 - 37:08
    porque estas te han perjudicado.
    Hay muchas cosas
  • 37:08 - 37:13
    por las que las personas pueden sentir
    pesar hoy. "Oh, siento pesar por haber
    hecho esto. Siento pesar por haber
  • 37:13 - 37:21
    hecho esto. Siento pesar. Siento pesar por
    haber dicho esto. ¿Por qué?
    Porque me hiere a mí.
  • 37:21 - 37:29
    Pero eso no es arrepentimiento.
    Arrepentimiento es más que sentir pesar
    por alguna cosa.
  • 37:29 - 37:33
    Todos sentimos pesar por haber hecho
    cosas. Hay muchas personas que miran
    atrás en sus vidas
  • 37:33 - 37:37
    y sienten pesar por un montón de cosas.
    Y cuando miran atrás en su vida,
  • 37:37 - 37:43
    lo que ellos han hecho, ellos sienten
    tristeza, ellos sienten dolor,
  • 37:43 - 37:48
    ellos se sienten heridos. Ellos sienten
    enojo, porque ellos, profundamente,
  • 37:48 - 37:52
    profundamente, sienten pesar por cosas
    que han hecho.
  • 37:52 - 37:58
    Pero eso no es necesariamente
    arrepentimiento. ¿Por qué?
  • 37:58 - 38:02
    Porque arrepentirse no es solo sentir
    lástima por lo que has hecho
  • 38:02 - 38:09
    en contra de ti mismo. Arrepentirse, es
    por lo que tú has hecho en contra de Dios.
  • 38:09 - 38:13
    Y es cuando Dios entra en escena, que
    podemos hablar acerca del verdadero
    arrepentimiento.
  • 38:13 - 38:18
    Es lo mismo con el remordimiento.
    "Sentir pesar" es sentirse mal por cosas
  • 38:18 - 38:23
    que te han herido a ti mismo.
    Remordimiento es, usualmente, cuando tú
    has hecho cosas que han herido
  • 38:23 - 38:27
    a otras personas, y tú sientes
    remordimientos por haber herido a
    otras personas.
  • 38:27 - 38:32
    Y eso puede conducir a una tristeza,
    dolor, a sentirse herido y, también,
    enojo;
  • 38:32 - 38:37
    porque has hecho cosas y sientes
    remordimientos por ellas,
  • 38:37 - 38:42
    porque puede que haya lastimado
    a otras personas.
    Eso no es necesariamente...
  • 38:42 - 38:48
    y eso no es arrepentimiento.
    Arrepentimiento no es solo sentir
    pesar y remordimiento.
  • 38:48 - 38:55
    El arrepentimiento ocurre cuando Dios
    entra en escena. Cuando tú ves que has
    pecado.
  • 38:55 - 38:58
    No solo que has hecho algo que te
    ha herido a ti mismo,
  • 38:58 - 39:01
    y no solo que has hecho algo que ha
    herido a otros; sino que has hecho
  • 39:01 - 39:05
    algo que ha herido a Dios.
    Que tú has pecado
  • 39:05 - 39:11
    contra un santo y justo Dios. Sí, los
    otros aspectos pueden estar también allí,
  • 39:11 - 39:15
    tal como en el hijo pródigo,
    en Lucas 15. Él dijo: '(...)
  • 39:15 - 39:19
    Volveré a la casa de mi padre y
    le diré: “Padre, he pecado
  • 39:19 - 39:26
    contra ti...-No.- he pecado contra
    el cielo y contra ti". El hijo pródigo,
  • 39:26 - 39:30
    él sentía pesar por cosas que había hecho
    que tenían que ver con él mismo.
  • 39:30 - 39:34
    Él estaba comiendo la comida de los
    cerdos. Él sintió enojo
  • 39:34 - 39:41
    y tristeza y dolor por la consecuencia
    de lo que su acción había generado
    en su contra.
  • 39:41 - 39:45
    Él también sintió pesar. Él sintió
    remordimiento.
  • 39:45 - 39:49
    "Oh, mi padre...", y así en más.
    Y él había herido a su padre, al hacer
  • 39:49 - 39:54
    lo que él hizo. Pero cuando él dijo,
    he pecado contra el cielo,
  • 39:54 - 40:00
    allí es en donde el verdadero
    arrepentimiento entra. Porque,
    digámoslo así:
  • 40:01 - 40:05
    Todos hemos entrado en un cuarto en
    donde nuestros niños han hecho algo
  • 40:05 - 40:07
    que no debían hacer. Pongámonos en el
    caso que los niños están parados en la
    cocina...
  • 40:07 - 40:13
    digámoslo así. Tú entras y ves que ellos
    están abriendo un gabinete
  • 40:13 - 40:16
    y ellos están tomando unos chocolates
    que no tenían permitido tomar.
  • 40:16 - 40:22
    - "¡Hey, hey! ¿Qué están haciendo?"
    - ¿Qué? Lo siento. Lo siento tanto.
  • 40:22 - 40:25
    Lo siento tanto. Lo siento. No lo haré
    de nuevo". Ellos no lamentan.
  • 40:25 - 40:32
    Ellos no lamentan lo que han hecho. Ellos
    lo sentían, porque tú los atrapaste
    en ello.
  • 40:32 - 40:36
    Y ellos dicen que ellos lo lamentan,
    ellos confiesan que ellos lo lamentan.
  • 40:36 - 40:42
    Ellos pueden, incluso, sentir enojo,
    sentirse heridos y rabia;
  • 40:42 - 40:47
    no por lo que ellos hicieron, sino
    por la consecuencia de ello...
  • 40:47 - 40:55
    por las cosas que las personas vieron
    y los atraparon haciendo.
  • 40:56 - 41:01
    Ese enojo, ese dolor, esa disculpa, ese
    sentimiento de pesar y remordimiento,
  • 41:01 - 41:06
    los llevará, usualmente, a ir y hacer
    lo mismo, una y otra,
  • 41:06 - 41:10
    y otra y otra vez, siempre que ellos
    esperen que nadie los vea,
  • 41:10 - 41:13
    ellos continuarán haciéndolo una y otra,
    y otra, y otra vez.
  • 41:13 - 41:16
    Y esa es la típica cosa en las
    iglesias hoy en día,
  • 41:16 - 41:20
    cuando las personas van al llamado que
    se hace del altar, una y otra, y otra vez.
  • 41:20 - 41:25
    E incluso sueltan una lágrima allí y
    dicen: "Lo siento. Siento un pesar,
    o siento remordimiento".
  • 41:25 - 41:29
    Me siento herido. Me siento enojado".
    Pero la siguiente semana
  • 41:29 - 41:32
    ellos están en el mismo pecado de nuevo.
  • 41:32 - 41:37
    ¿Por qué? Porque no es verdadero
    arrepentimiento. El verdadero
    arrepentimiento es
  • 41:37 - 41:43
    cuando tú ves a la luz de Dios y
    de la eternidad,
  • 41:43 - 41:47
    que tú has pecado contra un Dios
    santo y justo.
  • 41:47 - 41:50
    Un Dios que te entregó la vida,
    un Dios que te lo dio todo
  • 41:50 - 41:54
    y tú has utilizado mal lo que Dios te
    ha entregado. Y tú has pecado
  • 41:54 - 41:58
    en contra de Él. Y tú sientes tristeza,
    tú sientes remordimiento,
  • 41:58 - 42:02
    pero tú te apartas de aquello
    (del pecado), tú te apartas de eso
  • 42:02 - 42:06
    y tú cambias tu manera de hacer las cosas
    y tú, incluso, tratas
  • 42:06 - 42:10
    en la medida de lo posible,
    de hacer bien las cosas.
  • 42:10 - 42:14
    Como con Zacarías, cuando Jesús dijo:
    "Zaqueo, date prisa, desciende,
  • 42:14 - 42:21
    porque hoy es necesario que pose
    yo en tu casa". Y, luego, él fue a casa.
  • 42:22 - 42:26
    Y él le dijo: "He aquí, Señor, la mitad de
    mis bienes doy a los pobres;
  • 42:26 - 42:33
    y si en algo he defraudado a alguno,
    se lo devuelvo cuadruplicado".
  • 42:33 - 42:40
    Jesús vio eso y, entonces, Él dijo: "Hoy
    ha venido la salvación a esta casa (...)".
  • 42:40 - 42:46
    Había verdadero arrepentimiento.
    Él cambió su vida.
  • 42:46 - 42:51
    Él se sintió mal por haber pecado
    y él hizo algo acerca de ello:
  • 42:51 - 42:54
    él cambio su camino. Él incluso dijo...
    él prometió, incluso,
  • 42:54 - 43:00
    que él devolvería cuadruplicado, si es que
    en algo había defraudado a alguno.
  • 43:00 - 43:09
    Y eso era arrepentimiento. El verdadero
    arrepentimiento cambia tu vida.
  • 43:09 - 43:16
    El verdadero arrepentimiento es un nuevo
    corazón, es un nuevo comienzo,
    y es donde empezamos.
  • 43:16 - 43:21
    Y quiero compartir algo aquí acerca
    del arrepentimiento.
  • 43:21 - 43:24
    La primera cosa, cuando hablamos
    del arrepentimiento: es realmente,
  • 43:24 - 43:32
    realmente importante ayudar a las personas
    a arrepentirse, al explicarle el pecado
    a ellas.
  • 43:32 - 43:42
    El pecado... no es solo lo que nosotros
    pensamos que es pecado. El pecado es
    división. Separación del Señor.
  • 43:42 - 43:46
    Aquel que quebrantare la ley
    comete pecado.
  • 43:46 - 43:52
    El pecado es transgresión de la ley.
    Y la ley no ayuda a las personas,
  • 43:52 - 44:00
    en ese sentido, de que la ley nos salva.
    Pero la ley es necesaria
  • 44:00 - 44:05
    para mostrarnos nuestros pecados,
    de modo que sepamos de qué arrepentirnos.
  • 44:05 - 44:12
    Por ejemplo, déjame leer aquí.
    Romanos 7:7: "(...) ¿La ley es pecado?
  • 44:12 - 44:17
    En ninguna manera". Y luego Pablo dijo:
    "(...)Pero yo no conocí el pecado
  • 44:17 - 44:25
    sino por la ley; porque tampoco
    conociera la codicia,
  • 44:25 - 44:30
    si la ley no dijera: No codiciarás".
  • 44:30 - 44:36
    Así que, Pablo, él dijo: "Pero yo no
    conocí el pecado sino por la ley".
  • 44:36 - 44:40
    Así que Jesús está usando la ley en
    Mateo 5. Y usualmente le digo
  • 44:40 - 44:43
    eso a las personas. Lo uso de este modo.
    Les digo esto:
  • 44:43 - 44:50
    - "Ok. ¿Has mentido alguna vez? La Biblia
    dice que si has mentido, eres
    un mentiroso.
  • 44:50 - 44:55
    ¿Has robado alguna vez algo? Entonces eso
    te hace un ladrón, ¿o no?
  • 44:55 - 45:00
    Jesús dijo que no debías tener odio
    en tu corazón, y que no debemos
    de cometer asesinato.
  • 45:00 - 45:02
    Pero Jesús dijo que si tienes odio en
    tu corazón, ya eres un homicida.
  • 45:02 - 45:03
    ¿Has tenido eso?
  • 45:03 - 45:06
    ¿Le has dicho idiota a alguien?
    Entonces la Biblia dice que
  • 45:06 - 45:10
    estás condenado al infierno. La Biblia
    dice que no debes cometer adulterio.
  • 45:10 - 45:13
    Pero Jesús dijo que si tú miras
    a alguien para codiciarlo (con lujuria),
  • 45:13 - 45:17
    entonces ya has cometido adulterio
    con esa persona en tu corazón.
  • 45:17 - 45:19
    Así que, tal vez, tú no estés físicamente
    sexualmente
  • 45:19 - 45:25
    junto con alguna persona antes del
    matrimonio o fuera del matrimonio,
  • 45:25 - 45:28
    pero si tú te sientas allí y miras
    pornografía en el internet
  • 45:28 - 45:33
    y tienes sexo con personas en tu
    corazón, entonces eres culpable.
  • 45:33 - 45:38
    Eres culpable. Porque no es nuestra
    acción; es nuestro corazón.
  • 45:38 - 45:41
    Es el deseo de nuestro corazón.
    Si tú miras con lujuria (deseo),
  • 45:41 - 45:44
    tú has cometido adulterio en tu corazón.
    Si tú tienes odio,
  • 45:44 - 45:50
    tú eres un homicida. Comienza esto en
    tu corazón. La Biblia dice, también,
  • 45:50 - 45:54
    que cualquiera que guardare toda la ley,
    pero ofendiere en un punto,
  • 45:54 - 46:00
    se hace culpable de todos.
    ¿Has roto la ley de Dios?
  • 46:00 - 46:03
    ¿Eres tú perfecto?
    ¿Puedes decir que tú eres perfecto?
  • 46:03 - 46:08
    ¿Has mentido una vez, has robado una vez,
    has mirado una vez con lujuria (deseo),
  • 46:08 - 46:13
    o has tenido sexo con personas fuera del
    matrimonio o antes del matrimonio?
    ¿Has honrado a tus padres?
  • 46:13 - 46:18
    ¿Has quebrantado la ley de Dios? Entonces
    tú eres culpable. La Biblia dice también,
  • 46:18 - 46:21
    que aquel que dice que no tiene pecado,
    el tal es mentiroso,
  • 46:21 - 46:24
    y la verdad no está en él.
    Todos hemos pecado.
  • 46:24 - 46:29
    Así que la ley de Dios es necesaria,
    como un espejo para mostrarte
  • 46:29 - 46:35
    cuán lejos has caído. Y necesitamos eso.
    Necesitamos explicarle el pecado
  • 46:35 - 46:39
    a las personas y ayudarles a entenderlo.
    Luego, suelo ir
  • 46:39 - 46:42
    y hablar acerca de la conciencia que la
    Biblia menciona:
  • 46:42 - 46:48
    que aquel que hace pecado, esclavo es
    del pecado. Pero no es el esclavo,
  • 46:48 - 46:51
    ¿sabes?, el que queda en la casa para
    siempre, sino el hijo;
  • 46:51 - 46:56
    y aquel a quien el Hijo libertare,
    será verdaderamente libre.
  • 46:56 - 47:01
    Así que, éramos esclavos del pecado,
    porque aquel que hace pecado,
  • 47:01 - 47:04
    esclavo es del pecado.
    Es como cuando empiezo a fumar.
  • 47:04 - 47:08
    Yo lo controlo, pero luego me
    controlará a mí. Cuando empiezas
  • 47:08 - 47:11
    a mirar con lujuria (deseo) a otras
    personas, en la pornografía en internet:
  • 47:11 - 47:16
    tú lo controlas, pero luego te controlará
    a ti. Tú te vuelves un esclavo de ello.
  • 47:16 - 47:19
    Y por eso es que el bautismo entra.
    Hablaré de eso
  • 47:19 - 47:22
    en la siguiente lección,
    junto con el arrepentimiento.
  • 47:22 - 47:31
    Pero nos convertimos en esclavos del
    pecado. Y nuestra conciencia es destruida.
  • 47:31 - 47:36
    Recuerdo... y usualmente uso esto.
    Recuerdo que cuando era un niño.
    Robé una bicicleta y me sentí tan mal,
  • 47:36 - 47:41
    cuando me robé esa bicicleta. Robé una
    más. Me sentí mal, pero menos mal.
  • 47:41 - 47:43
    Me robé una más. Sentí menos.
    Robé más y más,
  • 47:43 - 47:49
    y sentí, incluso, menos. En el final, no
    sentía nada. Solo porque no sentía nada,
  • 47:49 - 47:52
    o porque tú no sientas nada, no quiere
    decir que todo está bien.
  • 47:52 - 47:57
    Solo quiere decir, usualmente, que tu
    conciencia está tan fría...
    Tú corazón está tan frío,
  • 47:57 - 48:04
    como piedra. Tú estás tan sumido en tu
    pecado que tú ya no lo ves más.
  • 48:04 - 48:08
    Así que, por lo tanto, no se trata de
    solo: "Oh, siento que estoy bien". No.
  • 48:08 - 48:11
    Tú necesitas la ley de Dios para
    revelar el pecado en tu vida.
  • 48:11 - 48:15
    ¿Has mentido? ¿Has robado? ¿Lo has hecho?
    ¿Qué te hace eso a ti?
  • 48:15 - 48:19
    Un mentiroso. Un ladrón. Un adúltero.
    Ningún adúltero va a
  • 48:19 - 48:23
    heredar el reino de Dios. Jesús vino
    a salvarte de tus pecados.
  • 48:23 - 48:28
    Necesitas arrepentirte, apartarte de
    tus pecados. Y en el momento,
  • 48:28 - 48:35
    en que las personas reconocen sus pecados,
    sienten remordimiento y sienten pesar,
    pero ven:
  • 48:35 - 48:38
    "Oh, he pecado contra Dios. He sido
    un fracaso.
  • 48:38 - 48:42
    He vivido mi propia vida.
    No quiero vivir así ya más.
  • 48:42 - 48:46
    Dios, lo siento. He pecado
    contra ti, contra el cielo.
  • 48:46 - 48:49
    Te pido perdón y quiero odiar el
    pecado ahora,
  • 48:49 - 48:55
    de la manera en que tú odias el pecado".
    En ese segundo, tú lo ves, tú lo sientes,
  • 48:55 - 48:59
    tú te arrepientes y pones tu fe
    en Jesús. La Biblia dice
  • 48:59 - 49:03
    que Dios sacará ese corazón de piedra
    y te dará un nuevo corazón de carne.
  • 49:03 - 49:11
    La ley estará ahora escrita en tu corazón.
    De modo que tú no necesitarás
  • 49:11 - 49:14
    a personas que vengan y apunten con
    un dedo y te digan: "Tú no puedes,
  • 49:14 - 49:16
    y tú no debes...". No, está
    todo escrito aquí.
  • 49:16 - 49:21
    ¿Cómo se aprecia eso? Cuando tú haces
    algo mal. Recuerdo que después de que
    me arrepentí
  • 49:21 - 49:25
    fui a un bar a beber, como solía hacerlo.
    Pero cuando llegué al bar,
  • 49:25 - 49:31
    quedé como: "¿Qué es lo
    que hago aquí? No, no quiero esto ya más".
  • 49:31 - 49:34
    Mi novia vino y estaba acostumbrado
    a estar (de forma sexual) con ella,
    pero esta vez... no lo sé.
  • 49:34 - 49:37
    "¿Qué es lo que hecho? No, no puedo
    continuar pecando ya más.
  • 49:37 - 49:41
    No puedo continuar pecando. Está mal.
    No puedo continuar pecando".
  • 49:41 - 49:43
    Y dije: "Dios, la próxima vez que esté
    con una chica,
  • 49:43 - 49:46
    será con mi esposa en la luna de miel".
    Y algunos meses después,
  • 49:46 - 49:51
    Dios me habló, respecto de quién iba a ser
    mi esposa: era la chica detrás de mí.
  • 49:51 - 49:53
    Y miré y Lena estaba allí parada,
    y yo sonreí.
  • 49:53 - 49:56
    Y, luego, nos casamos y estuvimos juntos
    (de forma íntima), por primera vez,
  • 49:56 - 50:02
    en nuestra luna de miel. Así que,
    la simiente de Dios está dentro mío.
  • 50:02 - 50:07
    Estaba caminando en un camino espacioso
    y no tenía problema alguno con el pecado.
  • 50:07 - 50:09
    Me fui a acostar con mi novia,
    muchas veces.
  • 50:09 - 50:16
    Mentía y usaba el nombre de Dios en vano.
    Me emborrachaba. Pero, cuando
    me arrepentí,
  • 50:16 - 50:20
    la simiente de Dios fue puesta dentro mío,
    como está escrito en 1 de Juan 3:9,
  • 50:20 - 50:25
    así que no podía continuar pecando
    ya más. Antes era un esclavo del pecado.
  • 50:25 - 50:28
    Ahora, me convertí en un esclavo
    de la justicia, como leemos.
  • 50:28 - 50:32
    Estaba en un camino espacioso y, ahora,
    estoy en el camino estrecho.
  • 50:32 - 50:37
    Y cambié mi manera de vivir.
    Cambié mi mente.
  • 50:37 - 50:41
    Mi corazón fue cambiado. Lo que salía
    de mi boca fue cambiado,
  • 50:41 - 50:47
    y mis acciones fueron cambiadas.
    Y eso es el arrepentimiento.
  • 50:47 - 50:52
    Y eso es visible para todos.
    Y es verdad lo que leímos antes,
  • 50:52 - 50:56
    que todo aquel que es nacido de Dios,
    no practica el pecado.
  • 50:56 - 51:01
    No puede continuar pecando, ¿por qué?
    Porque la simiente de Dios,
  • 51:01 - 51:06
    la ley de Dios está escrita en su corazón,
    la simiente de Dios está dentro de él,
  • 51:06 - 51:11
    de modo que él no puede continuar
    (practicando el pecado).
    Él se vuelve un esclavo de la justicia,
  • 51:11 - 51:17
    en vez de un esclavo del pecado.
    Y él vive una nueva vida.
  • 51:17 - 51:20
    Y eso es lo que es el arrepentimiento.
    Y Jesús dijo:
  • 51:20 - 51:25
    "No he venido a llamar a justos,
    sino a pecadores al arrepentimiento".
  • 51:25 - 51:32
    ¿Eres tú un pecador? Tú necesitas
    arrepentirte. Arrepiéntete antes de
    que empieces
  • 51:32 - 51:36
    a creer en Dios en la iglesia,
    o a leer tu Biblia y orar.
  • 51:36 - 51:43
    Todo eso no te salva. Tú necesitas
    arrepentirte. Esa es la primera cosa.
  • 51:43 - 51:47
    Arrepiéntete. Reconoce que tú has pecado
    en contra de un santo y justo Dios.
  • 51:47 - 51:51
    El pecado es pecado. El mismo pecado
    que te dividía de Dios antes
  • 51:51 - 51:54
    de que vinieras a la iglesia,
    el mismo pecado te dividirá de Dios
  • 51:54 - 51:59
    después de que hayas llegado a la iglesia.
    No es venir a la iglesia lo que salva a
    las personas.
  • 51:59 - 52:07
    Es el arrepentimiento y lo que le sigue,
    porque en el arrepentimiento
    tú eres salvado,
  • 52:08 - 52:11
    en ese sentido, de que has sido tomado
    del camino espacioso
  • 52:11 - 52:15
    al camino estrecho. El corazón de
    piedra es sacado fuera de ti
  • 52:15 - 52:22
    y un nuevo corazón entra,
    y la ley es escrita en tu corazón.
  • 52:23 - 52:30
    Tú has crucificado tu cuerpo en el
    arrepentimiento, tú has matado a tu cuerpo
  • 52:30 - 52:36
    y tú has dicho: "Quiero vivir, ya no más
    por la carne, sino por el Espíritu".
  • 52:36 - 52:40
    Por eso es que el arrepentimiento
    necesita ir junto con el bautismo,
  • 52:40 - 52:45
    porque ahora una nueva vida está empezando
    dentro de ti, pero el cuerpo está muerto.
  • 52:45 - 52:49
    Y si tú no te deshaces de ese cuerpo
    muerto; ese cuerpo muerto se va a
    podrir,
  • 52:49 - 52:53
    y va a matar esa nueva vida que
    recién comenzó dentro de ti.
  • 52:53 - 52:58
    Y ese es el porqué vemos, después de
    la cruz, cuando Pedro dijo:
    "Arrepentíos...";
  • 52:58 - 53:02
    él dijo: "Arrepentíos, y bautícese cada
    uno de vosotros (...)".
    Dejen esa vida vieja,
  • 53:02 - 53:07
    entierren esa vida muerte, laven sus
    pecados, de modo que puedan tener
    un comienzo nuevo
  • 53:07 - 53:10
    y un nuevo inicio.
    Y eso es de lo que voy a hablar
  • 53:10 - 53:17
    en el siguiente video,
    en donde vamos a ver el bautismo.
  • 53:17 - 53:23
    Pero, por ahora, un pequeño resumen.
    El arrepentimiento.
  • 53:23 - 53:25
    Arrepentíos fue la primera palabra que
    salió de la boca de Juan el bautista.
  • 53:25 - 53:28
    Arrepentíos fue la primera palabra
    que salió de Jesús.
  • 53:28 - 53:31
    Arrepentíos fue la primera palabra
    que salió de Pedro.
  • 53:31 - 53:39
    Arrepentimiento significa metanoia.
    Meta - después, noia - mente;
    cambio de mente.
  • 53:39 - 53:45
    Empieza en un cambio de la mente,
    o un cambio de corazón.
  • 53:45 - 53:50
    Tú cambias tu corazón.
    El corazón de piedra es quitado
  • 53:50 - 53:53
    y un nuevo corazón de carne es
    el que entra.
  • 53:53 - 53:55
    Arrepentimiento no es solo lo
    que hacemos,
  • 53:55 - 53:59
    sino lo que Dios hace en el
    arrepentimiento: arrepentimiento y fe.
  • 53:59 - 54:05
    Nosotros nos arrepentimos, pero Dios viene
    con su Espíritu en el arrepentimiento y
    hace una obra en nosotros.
  • 54:05 - 54:12
    Él viene y nos da una nueva conciencia.
    Nos arrepentimos en nuestro corazón,
  • 54:12 - 54:15
    en nuestra mente. Eso sale fuera,
    de inmediato, por nuestra boca.
  • 54:15 - 54:20
    La primera cosa es como: "Oh, no puedo
    hablar tan mal, como hablaba antes".
  • 54:20 - 54:24
    De la abundancia del corazón habla la
    boca. Lo podemos oír en el lenguaje de
    las personas,
  • 54:24 - 54:30
    ellas cambian su lenguaje, de inmediato.
    Ellas también cambian su vida,
    de inmediato.
  • 54:30 - 54:33
    Si es que ellas no cambian sus vidas,
    ellas pueden ser como los fariseos,
  • 54:33 - 54:35
    quienes creían que se habían arrepentido,
    pero entonces se les dijo que mostraran
  • 54:35 - 54:40
    prueba de su arrepentimiento.
    - "No veo ninguna prueba de tu
    arrepentimiento".
  • 54:40 - 54:43
    - "Sí, pero yo voy a la iglesia".
    - "No veo ninguna prueba de tu
    arrepentimiento".
  • 54:43 - 54:46
    - "Sí, pero yo creo en Dios".
    - "No veo ninguna prueba de tu
    arrepentimiento".
  • 54:46 - 54:50
    Tú sigues viviendo en tus pecados,
    por lo tanto, tú no eres salvo.
  • 54:50 - 54:56
    - "Soy salvo".
    - "¿De qué eres salvo? ¿Del infierno?
    No, tú eres salvo de tus pecados,
  • 54:56 - 55:01
    y si tú sigues en tus pecados;
    tú no eres salvo. Así es como es.
  • 55:01 - 55:05
    - "Sí, pero..., pero..., pero..." No, tú
    necesitas ser salvo. Entonces tú
    consigues un nuevo corazón.
  • 55:05 - 55:12
    Ahora tú tienes la simiente de Dios dentro
    tuyo, de modo que no puedes continuar
    pecando.
  • 55:12 - 55:16
    Pero, si tú pecas... tú pides perdón,
    y Él es justo para perdonarte.
  • 55:16 - 55:20
    Y al principio, pecarás más de lo que,
    luego, lo harás. ¿Por qué?
  • 55:20 - 55:24
    Porque necesitas aprender
    a caminar en esa nueva vida.
    Así que, para mí,
  • 55:24 - 55:29
    yo estaba acostumbrado a vivir en el
    pecado. Yo hacía pecado, pecado, pecado,
    pecado, pecado, pecado.
  • 55:29 - 55:35
    Y, luego, me arrepentí. Y habían muchas
    cosas que hice en el principio,
    porque estaba
  • 55:35 - 55:39
    tan acostumbrado a ellas, y eran parte de
    mi vida. Pero, luego, terminé con
    mi novia,
  • 55:39 - 55:44
    terminé con el alcohol. Terminé
    con esto y cambió mi manera
  • 55:44 - 55:49
    de vivir, y tiré la mala música
    y las malas películas y cosas.
  • 55:49 - 55:52
    Y sí, podía caer. Podía hacer algo
    equivocado.
  • 55:52 - 55:54
    Pero, entonces, me levantaba y
    pedía perdón.
  • 55:54 - 55:59
    Pero no iba de vuelta a esa vieja cosa
    de nuevo, porque me deshice de ella.
  • 55:59 - 56:07
    Ya no camino ya más por ese camino.
    Camino en el camino, en donde hay
    santidad,
  • 56:07 - 56:11
    en donde hay santificación,
    en donde hemos sido santificados,
  • 56:11 - 56:14
    hemos sido transformados, y eso es lo
    que nos llevará a la glorificación.
  • 56:14 - 56:19
    Que, algún día, vamos a recibir un
    nuevo cuerpo y todo estará bien de nuevo.
  • 56:19 - 56:23
    Así que, eso es el arrepentimiento.
    ¿Sigues tú en tus pecados?
  • 56:23 - 56:29
    ¿Puedes seguir pecando sin una mala
    conciencia? Estás en un lugar muy,
    muy peligroso.
  • 56:29 - 56:33
    Tú sigues en tus pecados.
    Tú necesitas cambiar.
  • 56:33 - 56:36
    Y luego, cuando tú cambias,
    tú recibes una nueva conciencia.
  • 56:36 - 56:41
    Escucha a tu conciencia.
    Escucha a tu conciencia.
  • 56:41 - 56:45
    Esfuérzate por ser santo.
    Sin santidad, nadie verá a Dios.
  • 56:45 - 56:51
    Y deja que Él te transforme. Y quiero
    decirlo de nuevo, la Biblia dice,
  • 56:51 - 56:56
    y lo leí antes, acabo de citar Juan 8.
    Esto es hermoso.
  • 56:56 - 57:02
    El final de esto. Juan 8:34: "De cierto,
    de cierto os digo, que todo aquel que
    hace pecado,
  • 57:02 - 57:07
    esclavo es del pecado. Y el esclavo
    no queda en la casa para siempre;
  • 57:07 - 57:11
    el hijo sí queda para siempre. Así que, si
    el Hijo os libertare,
  • 57:11 - 57:15
    seréis verdaderamente libres". Jesús vino
    a hacernos libres, libres en verdad.
  • 57:15 - 57:22
    Ya no más esclavos del pecado; sino
    hijos. Muchos cristianos realmente
    se han arrepentido,
  • 57:22 - 57:24
    pero porque ellos no han entendido
    el poder en el bautismo,
  • 57:24 - 57:29
    ellos caminan con ese viejo cuerpo.
    Ellos siguen siendo esclavos del pecado.
  • 57:29 - 57:34
    Ellos caminan en Romanos 7, en que:
    "Oh, no hago el bien que quiero,
  • 57:34 - 57:36
    sino el mal que no quiero, eso hago.
  • 57:36 - 57:39
    Y el pecado que mora en mí y
    mi miserable persona...
  • 57:39 - 57:43
    ¿Quién me librará de este cuerpo de
    muerte?" Y ellos están caminando esa vida,
  • 57:43 - 57:49
    como personas miserables, en vez de
    caminar en Romanos 6; libres del pecado.
  • 57:49 - 57:54
    Libres del pecado. Aquel que el Hijo
    libertare, será verdaderamente libre.
  • 57:54 - 58:00
    Y para ser libres, para ser salvo de tus
    pecados: el primer paso es el
    arrepentimiento,
  • 58:00 - 58:04
    un nuevo corazón. Pero el arrepentimiento
    no debería ir sin el bautismo.
  • 58:04 - 58:07
    ¿Por qué? Porque entonces tú tienes un
    nuevo corazón y tú quieres hacer
  • 58:07 - 58:12
    lo que es correcto, pero tú sigues siendo
    un esclavo, si es que tú no te deshaces de
    ese cuerpo muerto,
  • 58:12 - 58:15
    que está muerto al pecado.
    Tú caminas con este,
  • 58:15 - 58:19
    y tú te sientes miserable, como en
    Romanos 7. Y de eso es lo que
  • 58:19 - 58:24
    voy a hablar la siguiente vez. Mira este
    video, compártelo con otras personas,
  • 58:24 - 58:27
    y volvamos al verdadero arrepentimiento.
    Y la próxima vez hablaré acerca
  • 58:27 - 58:31
    del verdadero bautismo. Vamos a luchar
    por eso, y luego vamos a ver
  • 58:31 - 58:34
    al Espíritu Santo, y luego vamos a
    juntarlo todo, y es hermoso.
  • 58:34 - 58:37
    Dios les bendiga a todos allá afuera.
    Espero que esto haya sido una bendición.
  • 58:37 - 58:40
    Mándenme alguna retroalimentación
    y algunos comentarios cristianos,
  • 58:40 - 58:45
    si es que hay cosas que quieren que cubra
    la próxima vez, también. ¡Chao, chao!
Title:
FIGHTING FOR THE GOSPEL - TRUE REPENTANCE AND FREEDOM FROM SIN
Description:

more » « less
Video Language:
English
Duration:
58:45

Spanish subtitles

Revisions Compare revisions