YouTube

Got a YouTube account?

New: enable viewer-created translations and captions on your YouTube channel!

Spanish subtitles

← Lo que es ser padre en una zona de guerra

Get Embed Code
32 Languages

Showing Revision 17 created 03/06/2017 by Crawford Hunt.

  1. En todo el mundo, más de 1500 millones
    de personas experimentan conflicto armado.
  2. En respuesta, las personas
    son forzadas a irse de su país,
  3. dejando más de 15 millones de refugiados.
  4. Los niños sin duda alguna,
  5. son las víctimas
    más inocentes y vulnerables
  6. no solo por aquellos peligros
    físicos que son obvios,
  7. sino por los efectos tácitos
    que las guerras provocan en sus familias.
  8. Las experiencias de la guerra
    dejan a los niños en un alto riesgo real
  9. por la aparición de problemas emocionales
    y del comportamiento.
  10. Los niños como podemos imaginar,
  11. se sentirán preocupados,
    amenazados y en riesgo.
  12. Pero hay buenas noticias.
  13. La calidad del cuidado
    que los niños reciben en sus familias
  14. puede tener un efecto
    más significativo en su bienestar
  15. que las experiencias reales de la guerra
    a las que han estado expuestos.
  16. De hecho los niños pueden ser protegidos
  17. por una crianza cálida y segura
    durante y después del conflicto.
  18. En 2011, ingresé al primer año
    como estudiante de doctorado
  19. en la Escuela de Ciencias Psicológicas
    de la Universidad de Manchester.
  20. Como muchos de Uds. aquí,
  21. vi la crisis en Siria
    desplegarse delante de mí en la TV.
  22. Mi familia es originaria de Siria,
  23. y en poco tiempo,
  24. perdí varios miembros de la familia
    de una manera terrible.
  25. Me sentaba y reuniría
    con mi familia a ver la TV.
  26. Todos hemos visto esas escenas:
  27. bombas destruyendo edificios,
  28. caos, destrucción,
  29. y gente gritando y corriendo.
  30. Siempre fue la gente que gritaba y corría
    la que realmente me preocupaba,
  31. especialmente aquellos niños
    con aspecto aterrorizado.
  32. Yo era en ese entonces madre
    dos niños típicamente preguntones.
  33. De cinco y seis años de edad,
  34. a una edad en la que típicamente
    hacían muchas y muchas preguntas,
  35. y esperaban respuestas
    reales y convincentes.
  36. Así que comencé a preguntarme
    cómo podría ser
  37. cuidar a mis hijos en una zona de guerra
    y en un campo de refugiados.
  38. ¿Cambiarían mis hijos?
  39. ¿Perderían el brillo y la felicidad
    los ojos de mi hija?
  40. ¿Mi hijo tranquilo y despreocupado
    se volvería temeroso y retraído?
  41. ¿Cómo lo enfrentaría?
  42. ¿Yo cambiaría?
  43. Como psicólogos y entrenadores de padres,
  44. sabemos que preparar a los padres
    con habilidades para cuidar a sus hijos
  45. puede tener un gran efecto
    en su bienestar,
  46. y lo llamamos entrenamiento para padres.
  47. La pregunta que tenía era,
  48. ¿podrían los programas de formación
    para padres, ser útiles para las familias
  49. mientras que estaban en zonas de guerra
    o campamentos de refugiados?
  50. ¿Podríamos llegar a ellos
    con asesorías o entrenamiento
  51. que les ayudara a cruzar esos problema?
  52. Así que me acerqué
    a mi supervisora de doctorado,
  53. profesora Rachel Calam,
  54. para usar mis habilidades para
    hacer algún cambio en el mundo real.
  55. No estaba muy segura
    qué exactamente quería hacer.
  56. Ella escuchó con atención y paciencia,
  57. y luego para mi alegría, dijo:
  58. "Si eso es lo que quieres hacer,
    y significa mucho para Ud.,
  59. entonces hagámoslo.
  60. Busquemos formas de probar
    que los programas para padres
  61. pueden ser útil para las familias
    en estos contextos".
  62. Durante los últimos cinco años,
    mis colegas y yo,
  63. la profesora Calam y el Dr. Kim Cartwright,
  64. hemos trabajado en modos
    de apoyar a las familias
  65. que han experimentado
    guerra y desplazamiento.
  66. Para saber cómo ayudar a las familias
    que han pasado por conflictos
  67. y apoyar a sus hijos,
  68. el primer paso debe obviamente ser
    preguntarles con qué están luchando,
  69. ¿verdad?
  70. Quiero decir, parece obvio.
  71. Pero a menudo aquellos
    que son más vulnerables,
  72. y que intentamos apoyar,
    a los que de hecho no les preguntamos
  73. ¿Cuántas veces hemos asumido
    que sabemos exactamente
  74. lo que va a ayudar a alguien o algo
    sin realmente preguntarles primero?
  75. Así que viajé a los campos de refugiados
    en Siria y en Turquía,
  76. Y me senté con las familias y escuché.
  77. Escuché sus retos de ser padres,
  78. escuché sus luchas de ser padres,
  79. y escuché su llamada de ayuda.
  80. Y a veces eso se detuvo,
  81. todo lo que podía hacer
    era agarrarles las manos
  82. y unirme a ellos en llanto
    y oración silenciosos.
  83. Me contaron sobre sus dificultades
  84. me contaron sobre las duras condiciones
    del campamento de refugiados
  85. que hacía difícil enfocarse en algo
    que no fueran las tareas prácticas
  86. como recoger agua limpia.
  87. Me contaron cómo vieron a sus hijos irse,
  88. la tristeza, la depresión, la ira,
  89. mojar la cama, chuparse el pulgar,
    miedo a ruidos fuertes,
  90. miedo a pesadillas,
  91. muy aterradoras pesadillas.
  92. Estas familias habían pasado por
    lo que veíamos en la televisión.
  93. Las madres,
  94. casi la mitad de ellas
    eran ahora viudas de guerra,
  95. o no sabían si sus maridos
    estaban muertos o vivos,
  96. describían cómo se sentían,
    y malamente enfrentaban su situación.
  97. Vieron a sus hijos cambiar
    y no tenían ni idea de cómo ayudarlos.
  98. No sabían cómo responder
    las preguntas de sus hijos.
  99. Lo que me pareció increíblemente
    asombroso y motivacional
  100. fue que estas familias estaban
    tan motivadas en apoyar a sus hijos.
  101. A pesar de todos los desafíos
    a los que hacían frente,
  102. estaban tratando de ayudar a sus hijos.
  103. Estaban intentando buscar apoyo
    de los trabajadores de las ONG,
  104. de maestros en campos de refugiados,
  105. de médicos profesionales,
    y de otros padres.
  106. Una madre que conocí solo había estado
    en un campamento durante cuatro días,
  107. y ya había hecho dos intentos
    en busca de ayuda
  108. para su hija de ocho años
  109. que tenía terribles pesadillas.
  110. Pero tristemente, estos intentos
    son casi siempre inútiles.
  111. Los doctores del campo de refugiados,
    cuando están disponibles,
  112. están casi siempre muy ocupados,
  113. o no tienen el conocimiento o el tiempo
    para brindar apoyo básico a los padres.
  114. Los maestros de campamentos de refugiados
    y otros padres son como ellos,
  115. parte de una nueva comunidad de refugiados
    que está luchando con nuevas necesidades.
  116. Entonces empezamos a pensar.
  117. ¿Cómo podríamos ayudar a estas familias?
  118. Las familias estaban luchando con cosas
    más grandes que lo que podían manejar.
  119. La crisis Siria dejó en claro
  120. cuán increíblemente imposible sería
    alcanzar a familias a nivel individual.
  121. ¿Cómo podríamos ayudarles?
  122. ¿Cómo llegaríamos a las familias
    a nivel de la población en general,
  123. con bajos costos
  124. en estos tiempos tan terribles?
  125. Después de horas de hablar
    con los trabajadores de las ONG,
  126. uno sugirió una idea
    fantástica e innovadora
  127. de distribuir folletos con información
    de crianza a través de envolturas de pan,
  128. envolturas de pan que se entregaban
    a familias en zonas de conflicto en Siria
  129. por los trabajadores humanitarios.
  130. Así que eso es lo que hicimos.
  131. Las envolturas de pan no han cambiado
    su apariencia en absoluto,
  132. excepto por la adición
    de dos pedazos de papel.
  133. Uno era un folleto informativo para padres
    que tenía consejos e información básica
  134. que indicaba a los padres
    lo que podrían estar experimentando,
  135. y lo que su hijo
    podría estar experimentando.
  136. Y la información sobre cómo podrían
    apoyarse ellos mismos y a sus hijos,
  137. tal como la de cómo pasar tiempo
    hablando con su hijo,
  138. mostrándoles más afecto,
  139. siendo más paciente con su niño,
  140. hablando con sus hijos.
  141. La otra hoja era
    un cuestionario de retroalimentación,
  142. Y por supuesto, había un bolígrafo.
  143. ¿Sería esto una simple
    distribución de folletos,
  144. o sería un medio para entregar
    primeros auxilios psicológicos
  145. que proveerían una crianza
    segura, cálida y amorosa?
  146. Conseguimos distribuir
    3.000 de ellos en solo una semana.
  147. Lo que fue increíble fue alcanzar
    una tasa de respuesta del 60 %.
  148. El 60 % de 3000 familias respondieron.
  149. No sé cuántos investigadores
    tenemos aquí hoy,
  150. pero esa tasa de respuesta
    es fantástica.
  151. Tener eso en Manchester
    sería un gran logro,
  152. y ni que decir en un área
    de conflicto en Siria,
  153. resaltando cuán importante es
    este tipo de mensajes para las familias.
  154. Recuerdo lo emocionados que estuvimos
    en la devolución de los cuestionarios.
  155. Las familias dejaron cientos de mensajes,
  156. increíblemente positivos y alentadores.
  157. Pero mi favorito fue,
  158. "Gracias por no olvidarse de
    nosotros ni de nuestros hijos".
  159. Esto realmente ilustra
    el potencial que significa
  160. dar servicios de primeros auxilios
    psicológicos a las familias,
  161. y obtener la retroalimentación también.
  162. Imagínese reproducir esto
    usando otros medios
  163. tales como la distribución de leche
    para bebés, o kits de higiene femenina,
  164. o incluso en cestas de comida.
  165. Pero no vayamos tan lejos,
  166. porque la crisis de refugiados
  167. es algo que está teniendo un efecto
    sobre cada uno de nosotros.
  168. Estamos siendo bombardeados con imágenes
    de estadísticas y fotos diarias
  169. Y eso no es sorprendente,
  170. porque el mes pasado,
  171. más de un millón de refugiados
    llegó a Europa.
  172. Un millón.
  173. Los refugiados se están uniendo
    a nuestras comunidades,
  174. se han vuelto nuestros vecinos,
  175. Sus hijos asisten a las escuelas
    de nuestros niños.
  176. Así que adaptamos el folleto para llegar
    a las necesidades de refugiados europeos,
  177. y los tenemos en línea,
    con acceso abierto,
  178. en áreas de alta afluencia de refugiados.
  179. Por ejemplo la atención médica sueca
    lo subió en su sitio web,
  180. y en los primeros 45 minutos,
  181. fue descargado 343 veces,
  182. resaltando lo importante que es
  183. para voluntarios, profesionales
    y otros padres
  184. tener acceso abierto a mensajes
    de primeros auxilios psicológicos.
  185. En 2013, estaba sentada en el suelo frío
    de una carpa de campamento de refugiados
  186. con las madres sentadas a mi alrededor
    mientras yo dirigía un grupo de sondeo.
  187. A mi lado había un adulto mayor
  188. junto a ella una niña
    de alrededor de 13 años,
  189. con su cabeza recostada
    sobre las rodillas de la señora.
  190. La niña se quedó callada
    durante todo el grupo de sondeo,
  191. no habló en lo absoluto,
  192. con sus rodillas se acurrucó
    contra su pecho.
  193. Hacia el final del grupo de sondeo,
  194. y mientras yo agradecía
    a las madres por su tiempo,
  195. la anciana me miró
    mientras señalaba a la niña,
  196. y me dijo: "¿Puedes ayudarnos con...?"
  197. No estaba segura de lo que
    ella esperaba que yo hiciera,
  198. miré a la joven y sonreí,
  199. y en árabe dije:
  200. "Salaam alaikum. ¿Shu-ismak?"
  201. "¿Cuál es tu nombre?"
  202. Ella me miró muy confundida
    y con poco interés,
  203. pero luego dijo: "Halul".
  204. Halul es el apodo para el nombre
    femenino árabe, Hala,
  205. y solo se usa para referirse
    a muchachas muy jóvenes.
  206. En ese momento me di cuenta de que
    Hala quizá tenía más de 13 años.
  207. Resulta que Hala era una madre de 25 años
    con tres niños pequeños.
  208. Hala había sido una madre segura,
    brillante, animada y amorosa,
  209. con sus hijos,
  210. pero la guerra la había cambiado.
  211. Ella vivió la experiencia de ver
    caer las bombas sobre su pueblo;
  212. había vivido entre explosiones.
  213. Cuando los aviones de combate
    volaban alrededor de su edificio,
  214. lanzando bombas, sus hijos gritaban,
  215. aterrorizados por el ruido.
  216. Desesperada, ella agarraba las almohadas
    y cubría los oídos de sus hijos
  217. para bloquear el ruido,
  218. todo el tiempo mientras ella gritaba.
  219. Cuando llegaron
    al campamento de refugiados
  220. y ella sabía que finalmente estaban
    con cierta seguridad,
  221. ella se ensimismó actuando
    con su viejo yo de la infancia.
  222. Ella rechazó completamente a su familia,
  223. a sus hijos, su marido.
  224. Hala simplemente no podía soportar más.
  225. Esta es una lucha de paternidad
    con un final muy duro,
  226. pero lamentablemente, no es raro.
  227. Aquellos que experimentan
    un conflicto armado y desplazamiento
  228. enfrentarán serias luchas emocionales.
  229. Y eso es algo con lo que
    todos podemos relacionarnos.
  230. Si has pasado por un momento
    devastador en tu vida,
  231. si has perdido a alguien o
    algo que realmente te importa,
  232. ¿cómo podrías continuar enfrentándolo?
  233. ¿Podrías ser aún ser capaz de
    cuidarte a tí mismo y a tu familia?
  234. Dado que los primeros años
    de la vida de un niño son cruciales
  235. para una salud física
    y desarrollo emocional,
  236. y que 1500 millones de personas
    están experimentando conflicto armado,
  237. muchos de los cuales están ahora
    uniéndose a nuestras comunidades,
  238. no podemos darnos el lujo
    de dar la espalda
  239. a las necesidades de quienes experimentan
    la guerra y el desplazamiento.
  240. Debemos priorizar las necesidades
    de estas familias,
  241. tanto en los desplazados internos
    como en los refugiados en todo el mundo.
  242. Estas necesidades deben ser priorizadas
    por las ONG's, los responsables políticos,
  243. la OMS, el ACNUR y cada uno de nosotros
  244. en nuestras áreas de impacto
    dentro de nuestra sociedad.
  245. Cuando empecemos a reconocer
    las caras individuales del conflicto,
  246. cuando empecemos a notar
    esas complejas emociones en sus rostros,
  247. comenzaremos a verlos
    como seres humanos, también.
  248. Empezaremos a ver
    las necesidades de estas familias,
  249. y estas son necesidades humanas reales.
  250. Cuando se prioricen
    estas necesidades familiares,
  251. las intervenciones para niños
    en entornos humanitarios
  252. priorizarán y reconocerán el rol principal
    la familia en el apoyo a los niños.
  253. La salud mental familiar
    será mostrada en todo lo alto
  254. en la agenda internacional y mundial.
  255. Y los niños ingresarán cada vez menos
    a los sistemas de servicio social
  256. en los países de reasentamiento
  257. porque sus familias
    habrán tenido apoyo antes.
  258. Y tendremos una mente más abierta,
  259. más acogedora, más cariñosa
  260. y más confiada en aquellos
    que se unen a nuestras comunidades.
  261. Necesitamos parar las guerras.
  262. Necesitamos construir un mundo donde niños
    puedan soñar con aviones lanzando regalos,
  263. y no bombas.
  264. Hasta que detengamos
    los conflictos armados en todo el mundo,
  265. las familias seguirán siendo desplazadas,
  266. dejando a los niños vulnerables.
  267. Pero al mejorar la crianza de los hijos
    y el apoyo al que los cuida,
  268. podemos debilitar el vínculo entre
    la guerra y las dificultades psicológicas
  269. en los niños y sus familias.
  270. Gracias.
  271. (Aplausos)