YouTube

Got a YouTube account?

New: enable viewer-created translations and captions on your YouTube channel!

Spanish subtitles

← El secreto para dar buen feedback

Los humanos hemos ideado formas de hacer críticas constructivas durante siglos, pero de alguna manera todavía somos bastante terribles al respecto. La psicóloga cognitiva LeeAnn Renniger comparte un método científicamente comprobado para dar una retroalimentación efectiva.

Get Embed Code
11 Languages

Showing Revision 6 created 02/16/2020 by Sebastian Betti.

  1. Un carpintero tiene
    una caja de herramientas;
  2. un dentista tiene sus taladros.
  3. En nuestra era y por el tipo
    de trabajo que hacemos la mayoría,
  4. la herramienta que más necesitamos
    hace hincapié
  5. en poder dar y recibir buen feedback.
  6. [Nuestra forma de trabajar]
  7. Los humanos hemos hablado
    del feedback durante siglos.
  8. De hecho, Confucio, allá por el 500 a.C.,
  9. habló de lo importante que es poder
    decir bien los mensajes difíciles.
  10. Pero honestamente, todavía
    somos bastante malos en eso.
  11. De hecho, una encuesta reciente
    de Gallup encontró
  12. que solo el 26 % de los empleados
    está totalmente de acuerdo
  13. que el feedback que reciben
    en realidad mejora su trabajo.
  14. Esos números son bastante tristes.
  15. ¿Qué está pasando?
  16. La forma en que la mayoría
    de las personas dan feedback
  17. no se lleva bien con la razón.
  18. Caemos en uno de dos campos.
  19. O bien en el campo de
    lo muy indirecto y suave
  20. y el cerebro ni siquiera reconoce
    que está recibiendo feedback,
  21. simplemente es confuso,
  22. o bien cae en el otro campo
    de ser demasiado directo,
  23. y así, hace que la otra persona
    se ponga a la defensiva.
  24. Hay una parte del cerebro
    denominada amígdala,
  25. que trata de averiguar todo el tiempo
  26. si el mensaje conlleva
    una amenaza social.
  27. Así, pasaremos a la defensiva,
  28. iremos en retirada,
  29. y entonces quien da el feedback
    empieza a desescalar también.
  30. Duda, titubea, se justifica,
  31. y aumenta el nerviosismo
    muy rápidamente.
  32. No tiene por qué ser así.
  33. Con mi equipo hemos pasado muchos años
    en diferentes empresas
  34. averiguando quiénes daban mejor feedback.
  35. A cada persona que
    nombraban una y otra vez,
  36. la llevábamos al laboratorio
    para ver qué hacían de manera diferente.
  37. Y descubrimos que hay
    una fórmula de cuatro partes
  38. que podemos usar para comunicar bien
    cualquier mensaje difícil.
  39. ¿Están listos? Aquí vamos.
  40. La primera parte de la fórmula
    es lo que llamamos el "micro sí".
  41. Quienes saben dar buen feedback
  42. empiezan preguntando
    algo breve pero importante.
  43. Le anticipa al cerebro
    que está por venir feedback.
  44. Sería algo, por ejemplo, como:
  45. "¿Tienes cinco minutos para hablar
    sobre la última conversación?"
  46. o "Tengo algunas ideas sobre
    cómo podemos mejorar las cosas.
  47. ¿Puedo compartirlas contigo?"
  48. Esta pregunta micro sí
    facilita dos cosas.
  49. Primero, va a ser una
    herramienta de estimulación.
  50. Le adelantea a la otra persona
    que viene feedback.
  51. Segundo, crea un momento de aceptación.
  52. Puedo responder por sí o por no
    a esa pregunta.
  53. Eso me da una sensación de autonomía.
  54. La segunda parte de la fórmula
    es aportar tus datos.
  55. Aquí deberías nombrar específicamente
    lo que viste u oíste,
  56. y quitar cualquier palabra
    que no sea objetiva.
  57. Hay algo denominado "palabras difusas".
  58. Una palabra difusa puede significar
    distintas cosas para distintas personas.
  59. Las palabras difusas no son específicas.
  60. Por ejemplo, si digo
    "No deberías estar tan a la defensiva".
  61. o "Podrías ser más proactiva".
  62. Notamos que quienes saben dar
    buen feedback, por el contrario,
  63. convierten las palabras difusas
    en datos reales.
  64. Por ejemplo, en vez de decir:
  65. "No eres confiable",
  66. diríamos "Dijiste que me enviarías
    ese correo para las 11,
  67. y todavía no lo recibí".
  68. La especificidad también es importante
    para dar feedback positivo,
  69. esto es así porque deseamos
    poder especificar exactamente
  70. lo que queremos que la otra persona
    haga en mayor o menor medida.
  71. Y si seguimos usando palabras difusas,
  72. no tendrán ni idea, en particular,
  73. de qué hacer en el futuro
    para repetir ese comportamiento.
  74. La tercera parte de la fórmula
    es la declaración de impacto.
  75. Aquí, uno nombra exactamente
    de qué manera ese dato lo impactó.
  76. Por ejemplo, podría decir,
    "Al no recibir el mensaje,
  77. no pude continuar con mi trabajo"
  78. o "Me gustó cómo añadiste esas historias,
  79. porque me ayudaron a captar
    los conceptos más rápidamente".
  80. Ayuda a dar un propósito,
  81. un sentido y una lógica a los datos,
  82. algo que el cerebro realmente anhela.
  83. La cuarta parte de la fórmula
    es una pregunta.
  84. Quienes saben dar buen feedback
    cierran el mensaje con una pregunta.
  85. Preguntan algo como:
  86. "Bueno, ¿cómo lo ves?"
  87. O "Esto es lo que pienso
    que deberíamos hacer,
  88. pero ¿qué te parece?"
  89. Esto crea compromiso
    en vez de cumplimiento.
  90. Hace que la conversación
    ya no sea un monólogo,
  91. se vuelve una articulación conjunta
    de resolución de problemas.
  92. Pero hay una última cosa.
  93. Quienes dan buen feedback no solo
    pueden dar bien los mensajes,
  94. sino que además piden feedback
    frecuentemente.
  95. De hecho, nuestra investigación
    sobre liderazgo percibido
  96. muestra que uno no debería esperar
    que le den feedback,
  97. lo que llamamos feedback ofrecido,
  98. sino que uno debería pedir
    activamente el feedback,
  99. lo que llamamos feedback solicitado.
  100. Solicitar feedback hace de uno
    un aprendiz continuo
  101. y da poder.
  102. Las situaciones más desafiantes
  103. son las que exigen el feedback más hábil.
  104. Pero no tiene por qué ser difícil.
  105. Ahora que conoces
    esta fórmula de cuatro partes,
  106. puedes mezclarla y combinarla para que
    funcione en conversaciones difíciles.