Return to Video

Lo que no sabemos de los jóvenes musulmanes europeos

  • 0:01 - 0:04
    Cuando era pequeña,
    sabía que tenía superpoderes.
  • 0:07 - 0:08
    Exacto.
  • 0:08 - 0:09
    (Risas)
  • 0:09 - 0:13
    Pensaba que era la mejor
    porque era capaz de entender
  • 0:13 - 0:15
    los sentimientos de los "morenos",
  • 0:15 - 0:19
    como los de mi abuelo,
    musulmán conservativo.
  • 0:19 - 0:24
    Y también entendía a mi madre
    afgana, a mi padre paquistaní,
  • 0:24 - 0:28
    que no eran tan religiosos,
    sino relativamente liberales.
  • 0:28 - 0:30
    Por supuesto,
    también entendía
  • 0:30 - 0:33
    los sentimientos
    de los blancos.
  • 0:33 - 0:34
    Los noruegos blancos de mi país.
  • 0:35 - 0:38
    Ya sabéis, blancos, morenos...
  • 0:38 - 0:40
    Les amaba a todos por igual.
  • 0:40 - 0:41
    Yo les comprendía a todos,
  • 0:41 - 0:44
    aunque no siempre se
    entendieran entre ellos.
  • 0:44 - 0:45
    Todos eran mi gente.
  • 0:46 - 0:49
    Por el contrario, mi padre
    siempre estaba preocupado.
  • 0:49 - 0:52
    Repetía constantemente que,
    incluso con la mejor educación,
  • 0:52 - 0:55
    yo nunca iba a tener un trato justo.
  • 0:55 - 0:59
    Según él, iba a enfrentarme
    a la discriminación.
  • 0:59 - 1:01
    Y la única forma de que
    los blancos me aceptaran,
  • 1:01 - 1:04
    era que me hiciera famosa.
  • 1:04 - 1:08
    Tuvimos esta conversación
    cuando yo tenía siete años.
  • 1:08 - 1:11
    O sea, que con siete años, me dijo,
  • 1:11 - 1:15
    "Tienes dos opciones:
    o el deporte, o la música."
  • 1:15 - 1:19
    El pobre no tenía idea de deportes...
    así que tocó música.
  • 1:19 - 1:24
    A mis siete años, él cogió todos
    mis juguetes y muñecas,
  • 1:24 - 1:25
    y los tiró a la basura.
  • 1:26 - 1:30
    A cambio me dio un
    espantoso teclado Casio...
  • 1:30 - 1:31
    (Risas)
  • 1:31 - 1:33
    Y clases de canto.
  • 1:33 - 1:38
    Y prácticamente me obligó
    a ensayar horas y horas cada día.
  • 1:38 - 1:42
    Pronto me llevó a tocar ante
    públicos cada vez más grandes,
  • 1:42 - 1:46
    y no sé cómo me acabé convirtiendo
    en una especie de "niña póster"
  • 1:46 - 1:48
    para el movimiento
    multicultural noruego.
  • 1:49 - 1:50
    Yo estaba muy orgullosa, claro.
  • 1:51 - 1:54
    Porque, por aquel entonces,
    hasta los periódicos
  • 1:54 - 1:56
    escribían cosas buenas
    sobre los morenos,
  • 1:56 - 2:00
    así que sentía cómo
    mi superpoder iba creciendo.
  • 2:01 - 2:04
    Un día, cuando tenía doce años,
    de camino a casa de la escuela,
  • 2:04 - 2:05
    tomé un pequeño desvío
  • 2:05 - 2:09
    porque quería comprar mis golosinas
    preferidas, los "pies salados".
  • 2:09 - 2:11
    Ya sé que suena muy mal,
  • 2:12 - 2:13
    pero a mí me encantaban.
  • 2:13 - 2:18
    Son unos trozos de regaliz
    con forma de pie.
  • 2:18 - 2:23
    Ahora que lo digo en voz alta
    me doy cuenta de lo mal que suena,
  • 2:24 - 2:27
    pero sea como sea,
    a mí me encantaban.
  • 2:27 - 2:29
    Así que una vez en la tienda,
  • 2:29 - 2:33
    había un señor blanco en la
    puerta bloqueándome el paso.
  • 2:33 - 2:39
    Intenté rodearle, pero
    al darse cuenta me detuvo
  • 2:39 - 2:41
    se me quedó mirando,
  • 2:42 - 2:44
    y me escupió en la cara,
    y me dijo...
  • 2:44 - 2:45
    "Quítate de en medio,
  • 2:45 - 2:49
    pequeña perra negra,
    pequeña perra Paki,
  • 2:49 - 2:51
    vuelve a tu país."
  • 2:52 - 2:55
    Yo estaba horrorizada.
  • 2:55 - 2:56
    Me quedé mirándolo.
  • 2:56 - 2:59
    No me atrevía a limpiarme
    la saliva de la cara,
  • 3:00 - 3:02
    aunque se me mezclaba
    con las lágrimas.
  • 3:02 - 3:06
    Recuerdo mirar alrededor
    esperando que en cualquier momento
  • 3:06 - 3:09
    iba a venir un adulto
    a decirle algo.
  • 3:09 - 3:14
    En cambio, la gente pasaba
    a mi lado fingiendo no verme.
  • 3:14 - 3:18
    Yo no lo entendía,
    porque pensaba,
  • 3:19 - 3:22
    "¡Compañeros blancos, vamos!
    ¿Dónde están? ¿Qué pasa?
  • 3:22 - 3:24
    ¿Por qué no vienen
    a rescatarme?"
  • 3:25 - 3:27
    Lógicamente, no
    me compré los dulces.
  • 3:27 - 3:29
    Volví corriendo a casa
    lo más rápido que podía.
  • 3:30 - 3:32
    Pero no pasaba nada,
    me dije a mí misma.
  • 3:33 - 3:36
    Con el tiempo,
    fui teniendo más éxito.
  • 3:36 - 3:40
    Ahora también me
    insultaban los morenos.
  • 3:42 - 3:45
    Unos hombres de la comunidad de
    mis padres pensaban que era
  • 3:45 - 3:50
    inaceptable y deshonroso que una
    mujer hiciera música
  • 3:50 - 3:52
    y saliera en los medios.
  • 3:53 - 3:59
    Pronto empecé a recibir
    ataques en mis conciertos.
  • 3:59 - 4:04
    Recuerdo una vez que
    me incliné hacia el público,
  • 4:04 - 4:07
    y lo último que vi fue
    un rostro joven y moreno
  • 4:07 - 4:11
    antes de que me arrojaran
    una sustancia química en los ojos.
  • 4:11 - 4:14
    Recuerdo tener lágrimas en
    los ojos sin poder ver nada,
  • 4:15 - 4:16
    pero seguí cantando.
  • 4:17 - 4:22
    Paseando por Oslo me volvieron
    a escupir, esta vez hombres morenos.
  • 4:22 - 4:26
    Una vez, incluso intentaron secuestrarme.
  • 4:26 - 4:28
    Las amenazas de muerte
    nunca se terminaban.
  • 4:28 - 4:31
    Recuerdo a un hombre barbudo que
    me paró por la calle y me dijo:
  • 4:31 - 4:33
    "La razón por la que te odio tanto
  • 4:33 - 4:35
    es porque les haces creer a nuestras hijas
  • 4:35 - 4:37
    que pueden hacer
    lo que les dé la gana."
  • 4:39 - 4:41
    Un chico joven me advirtió
    que tuviera cuidado.
  • 4:41 - 4:44
    Dijo, "La música va contra el
    Islam, y es para prostitutas,
  • 4:44 - 4:47
    y como sigas así,
    te van a violar
  • 4:47 - 4:52
    y te cortarán el vientre para que no
    puedas parir a otra prostituta como tú.
  • 4:54 - 4:55
    Yo seguía muy confundida.
  • 4:55 - 4:57
    No entendía qué pasaba.
  • 4:57 - 5:01
    Mis compañeros morenos
    me trataban así, ¿por qué?
  • 5:02 - 5:05
    En lugar de unir los dos mundos,
  • 5:05 - 5:08
    sentía que me caía
    por el vacío entre ambos.
  • 5:08 - 5:11
    Supongo que, para mí,
    los escupitajos eran criptonita.
  • 5:13 - 5:15
    Con diecisiete años,
  • 5:15 - 5:18
    las amenazas eran interminables
    y el acoso era constante.
  • 5:18 - 5:20
    La cosa se puso tan mal
    que un día mi madre me dijo:
  • 5:20 - 5:24
    "Nosotros ya no podemos protegerte,
  • 5:24 - 5:26
    así que tendrás que irte de aquí."
  • 5:26 - 5:31
    Compré un tiquet de ida a Londres,
    hice las maletas y me fui.
  • 5:32 - 5:36
    Lo que más me dolió entonces
    es que nadie dijo nada.
  • 5:36 - 5:38
    Mi salida fue muy pública.
  • 5:39 - 5:43
    Mi gente morena, mi gente blanca,
    nadie dijo nada.
  • 5:43 - 5:45
    Nadie dijo, "Oye, esto está mal.
  • 5:46 - 5:50
    Apoyad a esta chica, protegedla,
    porque es uno de nosotros."
  • 5:50 - 5:51
    Nadie dijo nada de eso.
  • 5:51 - 5:54
    Me sentía como...
    sabéis en los aeropuertos,
  • 5:55 - 5:58
    que por la cinta de equipaje
    pasan varias maletas
  • 5:58 - 5:59
    hasta que las recogen,
  • 5:59 - 6:02
    y siempre hay una
    maleta que se queda,
  • 6:02 - 6:05
    la que nadie quiere,
    la que nadie recoge.
  • 6:05 - 6:06
    Así me sentía yo.
  • 6:07 - 6:10
    Jamás me había sentido
    tan sola y perdida.
  • 6:12 - 6:16
    Una vez en Londres,
    retomé mi carrera musical.
  • 6:17 - 6:20
    Otro sitio, pero por desgracia
    la misma historia.
  • 6:21 - 6:24
    Recuerdo un mensaje que recibí
    que decía que me iban a matar
  • 6:24 - 6:28
    y que iban a correr
    ríos de sangre,
  • 6:28 - 6:31
    y que me iban a violar
    varias veces antes de morir.
  • 6:31 - 6:33
    Para entonces,
    la verdad es que
  • 6:33 - 6:35
    ya estaba acostumbrada
    a ese tipo de mensajes,
  • 6:35 - 6:39
    pero la novedad es que empezaron
    a amenazar a mi familia.
  • 6:41 - 6:46
    Así que de nuevo hice la maleta,
    dejé la música, y me fui a EEUU.
  • 6:47 - 6:48
    Ya estaba harta.
  • 6:48 - 6:50
    No quería saber nada
    de aquello nunca más.
  • 6:50 - 6:53
    Y desde luego, no iba a dejar
    que me mataran por algo
  • 6:53 - 6:56
    que ni siquiera era mi sueño,
    que era cosa de mi padre.
  • 6:58 - 7:01
    Perdí el rumbo.
  • 7:01 - 7:03
    Me vine abajo.
  • 7:03 - 7:05
    Pero decidí que lo que quería hacer
  • 7:05 - 7:09
    era pasar el resto de mis días
  • 7:09 - 7:10
    apoyando a los jóvenes
  • 7:10 - 7:13
    e intentando estar ahí
  • 7:13 - 7:15
    de la forma que pudiera.
  • 7:15 - 7:18
    Me ofrecí voluntaria
    en varias organizaciones
  • 7:18 - 7:23
    que trabajaban con jóvenes
    musulmanes en Europa.
  • 7:24 - 7:27
    Me sorprendió ver
    que había tantos jóvenes
  • 7:27 - 7:32
    sufriendo y luchando.
  • 7:32 - 7:36
    Se enfrentaban a problemas
    con sus familias y comunidades
  • 7:36 - 7:40
    a las que parecía importarles más
    su honor y su reputación
  • 7:40 - 7:42
    que la felicidad y la vida
    de sus propios hijos.
  • 7:44 - 7:48
    Empecé a sentir que quizá
    no estaba sola, que no era rara.
  • 7:48 - 7:51
    Quizá hay más gente
    como yo por ahí.
  • 7:51 - 7:53
    Lo que mucha gente no entiende
  • 7:54 - 7:58
    es que hay muchos de nosotros
    creciendo en Europa
  • 7:58 - 8:00
    que no podemos ser nosotros mismos.
  • 8:00 - 8:02
    No nos dejan ser nosotros mismos.
  • 8:03 - 8:07
    No somos libres de casarnos
  • 8:07 - 8:10
    ni enamorarnos de la
    persona que elegimos.
  • 8:10 - 8:12
    Ni elegir nuestra propia carrera.
  • 8:12 - 8:16
    Esa es la norma en los
    núcleos musulmanes europeos.
  • 8:16 - 8:19
    Incluso en las sociedades
    más libres, nosotros no lo somos.
  • 8:20 - 8:24
    Nuestras vidas, sueños, nuestro
    futuro no nos pertenece,
  • 8:24 - 8:27
    les pertenece a nuestros padres
    y a su comunidad.
  • 8:27 - 8:30
    Conocí innumerables
    historias de jóvenes
  • 8:31 - 8:34
    que no existen para nosotros,
  • 8:34 - 8:36
    que son invisibles,
  • 8:36 - 8:38
    pero que sufren,
    y lo hacen en silencio.
  • 8:40 - 8:44
    Niños que perdemos en matrimonios
    forzados, en abusos y violencia de honor.
  • 8:45 - 8:49
    Tras años trabajando
    con estos jóvenes,
  • 8:49 - 8:51
    me di cuenta de que no
    puedo huir para siempre.
  • 8:51 - 8:56
    De que no puedo pasarme
    la vida asustada y escondida
  • 8:56 - 8:58
    y de que voy a tener que hacer algo.
  • 9:00 - 9:03
    Y también me di cuenta de que
    mi silencio, nuestro silencio
  • 9:03 - 9:05
    permite que este tipo
    de abuso continúe.
  • 9:06 - 9:10
    Decidí utilizar mi superpoder
    de la infancia
  • 9:11 - 9:15
    para intentar que aquellos que
    están en lados opuestos
  • 9:15 - 9:20
    entendieran cómo vive un joven
    atrapado entre su familia y su país.
  • 9:21 - 9:24
    Empecé a hacer películas
    y a contar estas historias.
  • 9:25 - 9:29
    Y también quería que entendieran
    las fatales consecuencias
  • 9:29 - 9:31
    de no tomarnos estos problemas seriamente.
  • 9:32 - 9:34
    La primera película que
    hice era sobre Banaz.
  • 9:35 - 9:39
    Ella era una joven kurda de
    17 años que vivía en Londres.
  • 9:40 - 9:42
    Era una chica obediente,
    hacía lo que sus padres querían.
  • 9:43 - 9:45
    Intentaba hacerlo todo bien.
  • 9:45 - 9:48
    Se casó con el chico
    que sus padres habían elegido,
  • 9:48 - 9:51
    a pesar de que le pegaba
    y la violaba constantemente.
  • 9:52 - 9:55
    Y cuando intentó pedir
    ayuda a su familia, le dijeron:
  • 9:55 - 9:57
    "Vuelve y sé una mejor esposa."
  • 9:57 - 10:00
    Porque no querían cargar
    con una hija divorciada
  • 10:00 - 10:03
    porque claro, eso sería
    una deshonra para la familia.
  • 10:04 - 10:06
    Le pegaba tan fuerte
    que le sangraban las orejas,
  • 10:07 - 10:12
    Y cuando por fin se fue y
    encontró un chico que le gustaba
  • 10:12 - 10:14
    y del que se enamoró,
  • 10:14 - 10:16
    la comunidad y su familia se enteraron,
  • 10:16 - 10:18
    y desapareció.
  • 10:18 - 10:20
    La encontraron tres meses después.
  • 10:21 - 10:25
    La habían metido en una maleta
    y enterrado bajo la casa.
  • 10:28 - 10:32
    Fue estrangulada
    y golpeada hasta la muerte
  • 10:33 - 10:37
    por tres hombres, primos suyos,
    mandados por el padre y el tío.
  • 10:38 - 10:40
    La otra tragedia en la historia de Banaz
  • 10:40 - 10:46
    es que había acudido a pedir ayuda
    a la policía de Inglaterra cinco veces
  • 10:46 - 10:49
    para decirles que su familia
    la iba a matar.
  • 10:49 - 10:52
    La policía no la creyó,
    así que no hicieron nada.
  • 10:53 - 10:54
    Y el problema de esto
  • 10:54 - 10:59
    es que no solo hay tantos jóvenes
    sufriendo estos problemas
  • 10:59 - 11:02
    dentro de sus familias
    y sus comunidades,
  • 11:02 - 11:06
    sino que también se encuentran
    con malentendidos
  • 11:07 - 11:10
    y con la apatía de los países
    en los que han crecido.
  • 11:12 - 11:16
    Cuando su propia familia les
    traiciona ellos acuden a nosotros.
  • 11:16 - 11:18
    y cuando nosotros no
    les comprendemos,
  • 11:18 - 11:20
    los hemos perdido.
  • 11:21 - 11:24
    Cuando hacía esta película,
    varias personas me dijeron,
  • 11:24 - 11:27
    "Bueno, Deeyah, es su cultura,
  • 11:27 - 11:29
    es la forma que tienen
    de tratar a sus hijos
  • 11:29 - 11:31
    y nosotros no podemos interferir."
  • 11:32 - 11:35
    Les puedo asegurar que
    ser asesinada no es mi cultura.
  • 11:36 - 11:37
    ¿Saben?
  • 11:38 - 11:39
    Y la gente que se parece a mí,
  • 11:39 - 11:42
    chicas jóvenes que vienen
    de raíces como las mías,
  • 11:42 - 11:46
    deberían tener los mismos
    derechos y la misma protección
  • 11:46 - 11:49
    que cualquier persona en este país, ¿o no?
  • 11:50 - 11:55
    En mi próxima película
    quería intentar comprender
  • 11:55 - 11:58
    por qué algunos de nuestros
    jóvenes musulmanes en Europa
  • 11:58 - 12:00
    se sienten atraídos por
    el extremismo y la violencia.
  • 12:01 - 12:02
    Pero si entraba en ese tema,
  • 12:02 - 12:05
    sabía que me iba a tener que
    enfrentar a mi mayor miedo:
  • 12:07 - 12:09
    los morenos con barba.
  • 12:11 - 12:14
    Los mismos hombres,
    u otros parecidos,
  • 12:14 - 12:17
    que me habían acosado
    la mayor parte de mi vida.
  • 12:18 - 12:20
    Hombres a los que he temido
    la mayor parte de mi vida.
  • 12:20 - 12:23
    Hombres que he odiado
    con toda mi alma,
  • 12:23 - 12:25
    durante muchos, muchos años.
  • 12:25 - 12:29
    Los siguientes dos años los pasé
    entrevistando a terroristas convictos,
  • 12:29 - 12:32
    yihadies y antiguos extremistas.
  • 12:32 - 12:35
    Lo que ya sabía,
    aquello que era obvio
  • 12:35 - 12:40
    es que la religión, la política,
    la tradición colonialista europea,
  • 12:40 - 12:44
    así como las erróneas políticas exteriores
    occidentales de los últimos años,
  • 12:45 - 12:46
    eran parte del mismo problema.
  • 12:47 - 12:50
    Pero lo que más me interesaba
    era averiguar cuáles son
  • 12:50 - 12:51
    las razones humanas y personales,
  • 12:51 - 12:56
    por qué algunos de nuestros jóvenes
    son susceptibles a estos grupos.
  • 12:57 - 13:01
    Lo que más me sorprendió es que
    me encontraba con personas heridas.
  • 13:04 - 13:06
    En lugar de los monstruos que buscaba,
  • 13:06 - 13:08
    que esperaba encontrar...
  • 13:08 - 13:11
    Porque, sinceramente,
    habría sido muy satisfactorio...
  • 13:11 - 13:12
    Me encontré con gente destrozada.
  • 13:14 - 13:15
    Igual que Banaz,
  • 13:15 - 13:18
    me di cuenta de que estos
    chicos estaban destrozados
  • 13:18 - 13:21
    por el esfuerzo de
    superar la brecha
  • 13:21 - 13:24
    entre sus familias y los países
    en los que habían crecido.
  • 13:26 - 13:29
    También aprendí que los grupos
    terroristas y extremistas
  • 13:29 - 13:33
    se están aprovechando
    de estos sentimientos
  • 13:33 - 13:36
    y canalizándolos de forma
    cínica hacia la violencia.
  • 13:36 - 13:38
    "Ven con nosotros," dicen.
  • 13:38 - 13:41
    "Rechaza ambas partes,
    tu familia y tu país
  • 13:41 - 13:43
    porque ellos te rechazan a ti."
  • 13:43 - 13:46
    Para tu familia, el honor
    es más importante que tú,
  • 13:46 - 13:47
    y para tu país,
  • 13:47 - 13:53
    un noruego, inglés o un francés de verdad
    siempre será blanco, no como tú."
  • 13:54 - 13:57
    También les prometen
    las cosas que estos chicos anhelan:
  • 13:58 - 14:02
    relevancia, heroísmo,
    un propósito, sentir que encajan,
  • 14:02 - 14:04
    una comunidad que
    les quiere y les acepta.
  • 14:05 - 14:08
    Hacen sentir poderosos
    a los impotentes.
  • 14:08 - 14:13
    Los invisibles y los mudos
    por fin tienen voz y presencia.
  • 14:15 - 14:18
    Eso es lo que les ofrecen
    a nuestros chicos.
  • 14:18 - 14:22
    ¿Por qué son ellos los que
    lo hacen y no nosotros?
  • 14:23 - 14:24
    La cuestión es
  • 14:24 - 14:28
    que no intento justificar
  • 14:28 - 14:31
    o perdonar la violencia.
  • 14:31 - 14:35
    Lo que intento decir
    es que debemos entender
  • 14:35 - 14:38
    las razones por las que
    nuestros chicos buscan esto.
  • 14:40 - 14:42
    A propósito, quería enseñaros algo.
  • 14:42 - 14:45
    Estas son fotos de algunos de los
    chicos cuando eran pequeños.
  • 14:47 - 14:50
    Lo que me llamó la atención...
  • 14:51 - 14:53
    Nunca lo habría pensado...
  • 14:53 - 14:56
    Es que muchos de ellos tenían
    padres agresivos o ausentes.
  • 14:57 - 14:59
    Y varios de estos chicos
  • 14:59 - 15:03
    encontraron figuras paternas
    cariñosas y compasivas
  • 15:03 - 15:05
    dentro de estos grupos extremistas.
  • 15:06 - 15:09
    También había hombres maltratados
    por la violencia racista,
  • 15:10 - 15:12
    que encontraron una forma
    de dejar de sentirse víctimas
  • 15:12 - 15:14
    adoptando esa violencia.
  • 15:14 - 15:19
    De hecho, me horrorizó descubrir
    algo que yo misma reconocía.
  • 15:19 - 15:25
    Los mismos sentimientos que tuve
    al huir de Noruega con 17 años.
  • 15:26 - 15:30
    La misma confusión,
    la misma pena,
  • 15:30 - 15:33
    la misma sensación de traición,
  • 15:35 - 15:36
    y de no pertenecer a nadie.
  • 15:39 - 15:42
    La misma sensación de estar perdida
    y dividida entre culturas.
  • 15:43 - 15:45
    Dicho esto, yo no elegí
    el camino de la destrucción.
  • 15:45 - 15:48
    Yo escogí la cámara
    en lugar de la pistola.
  • 15:48 - 15:51
    Y la razón de ello
    es mi superpoder.
  • 15:51 - 15:56
    Fui capaz de ver que la comprensión
    es la respuesta y no la violencia.
  • 15:56 - 15:58
    Ver a los seres humanos
  • 15:58 - 16:02
    con todas sus virtudes y defectos
  • 16:02 - 16:04
    en lugar de perpetuar las caricaturas:
  • 16:04 - 16:06
    nosotros y ellos,
    los malos y las víctimas.
  • 16:06 - 16:08
    También llegué a comprender
  • 16:09 - 16:12
    que mis dos culturas no tenían
    por qué chocar entre ellas
  • 16:12 - 16:15
    sino que entre las dos
    encontré sitio para mi voz.
  • 16:16 - 16:19
    Dejé de sentir la obligación
    de elegir un bando,
  • 16:19 - 16:21
    pero esto me costó muchos,
    muchos años.
  • 16:22 - 16:24
    Ahora mismo, muchos
    de nuestros jóvenes
  • 16:24 - 16:26
    se enfrentan a este tipo de problemas,
  • 16:26 - 16:28
    y lo hacen ellos solos.
  • 16:29 - 16:32
    Tras esta lucha se convierten
    en heridas abiertas.
  • 16:33 - 16:36
    Y para algunos, la visión
    del Islam radical
  • 16:36 - 16:39
    se convierte en la infección
    que supura en estas heridas.
  • 16:41 - 16:44
    Hay un proverbio africano que dice,
  • 16:46 - 16:49
    "Si no se inicia a los jóvenes en la aldea,
  • 16:49 - 16:52
    ellos mismos la quemarán
    con el fin de sentir su calor."
  • 16:53 - 16:55
    Me gustaría preguntar...
  • 16:56 - 16:58
    a los padres y comunidades musulmanas,
  • 16:58 - 17:01
    ¿Serán capaces de amar
    y cuidar de sus hijos,
  • 17:01 - 17:03
    y a no obligarles a que
    cumplan sus expectativas?
  • 17:03 - 17:06
    ¿Podrán elegirles a ellos
    antes que a su honra?
  • 17:06 - 17:09
    ¿Pueden comprender por qué
    están tan enfadados y alienados
  • 17:09 - 17:12
    cuando anteponen
    el honor a la felicidad?
  • 17:13 - 17:15
    ¿Pueden intentar hacerse
    amigos de su hijo
  • 17:15 - 17:17
    para que así ellos
    puedan confiar en ustedes
  • 17:17 - 17:19
    y puedan contarles
    sus experiencias,
  • 17:19 - 17:21
    en lugar de buscar
    esa confianza en otro sitio?
  • 17:22 - 17:25
    Y a nuestros jóvenes
    tentados por el extremismo,
  • 17:27 - 17:30
    ¿Son capaces de reconocer que
    su ira se alimenta del dolor?
  • 17:32 - 17:35
    ¿Encontrarán la fuerza para
    resistirse ante esos viejos cínicos
  • 17:35 - 17:38
    que quieren utilizar su sangre
    para sus propios fines?
  • 17:39 - 17:41
    ¿Podrán encontrar una forma de vivir?
  • 17:42 - 17:44
    ¿No ven que la venganza más dulce
  • 17:44 - 17:48
    es llevar una vida
    feliz, plena y libre?
  • 17:48 - 17:50
    Una vida definida por ustedes
    y no por nadie más.
  • 17:51 - 17:54
    ¿Por qué quieren convertirse
    en otro musulmán muerto?
  • 17:55 - 17:59
    Y a los demás, ¿cuándo vamos
    a escuchar a nuestros jóvenes?
  • 18:01 - 18:02
    ¿Cómo podemos apoyarlos
  • 18:02 - 18:06
    para que redirijan su dolor
    a objetivos más constructivos?
  • 18:07 - 18:08
    Creen que los odiamos.
  • 18:08 - 18:11
    Creen que nos da igual
    lo que les pase.
  • 18:11 - 18:13
    Creen que no los aceptamos.
  • 18:13 - 18:16
    ¿Podemos encontrar una forma
    de que piensen diferente?
  • 18:17 - 18:20
    ¿Cuánto tardaremos en
    darnos cuenta de que existen
  • 18:20 - 18:25
    antes de que se conviertan en víctimas
    o en perpetradores de la violencia?
  • 18:25 - 18:29
    ¿Podemos hacer que nos importen
    y verlos como nuestros propios hijos?
  • 18:29 - 18:34
    ¿Y no clamar solo cuando las víctimas
    se parecen a nosotros?
  • 18:34 - 18:39
    ¿Conseguiremos rechazar el odio
    y sanar nuestras divisiones?
  • 18:39 - 18:43
    La cuestión es que no podemos
    permitirnos darlos por perdidos,
  • 18:43 - 18:45
    aunque ellos lo hayan
    hecho con nosotros.
  • 18:45 - 18:47
    Todos estamos metidos en esto, juntos.
  • 18:47 - 18:53
    La venganza y la violencia no
    funcionarán con los extremistas.
  • 18:53 - 18:57
    Ellos quieren que nos
    escondamos en casa,
  • 18:57 - 18:59
    con la puerta de casa
    y del corazón cerradas.
  • 18:59 - 19:03
    Quieren abrir más heridas
    en nuestras sociedades
  • 19:03 - 19:07
    para poder contagiarlo
    todo con su infección.
  • 19:07 - 19:10
    Quieren que nos
    convirtamos en ellos:
  • 19:10 - 19:12
    en personas crueles,
    intolerantes y llenas de odio.
  • 19:14 - 19:17
    El día después de
    los ataques de París
  • 19:17 - 19:20
    un amigo mío me envió
    esta foto de su hija.
  • 19:21 - 19:23
    Una niña blanca y una niña árabe.
  • 19:23 - 19:24
    Son mejores amigas.
  • 19:25 - 19:29
    Esta imagen es la
    criptonita de los extremistas.
  • 19:31 - 19:34
    Estas dos niñas
    con sus superpoderes
  • 19:34 - 19:36
    nos están mostrando el camino
  • 19:36 - 19:39
    hacia una sociedad
    que debemos construir juntos,
  • 19:40 - 19:43
    una sociedad que
    incluye y apoya,
  • 19:44 - 19:47
    que no rechaza a nuestros niños.
  • 19:48 - 19:49
    Gracias por escuchar.
  • 19:49 - 19:58
    (Aplausos.)
Title:
Lo que no sabemos de los jóvenes musulmanes europeos
Speaker:
Deeyah Khan
Description:

Como hija de madre afgana y padre pakistaní criada en Noruega, Deeyah Khan sabe lo que se siente al ser una niña atrapada entre su comunidad y su país. En esta emotiva y poderosa charla, la cineasta saca a la luz el rechazo y el aislamiento que sufren muchos de los jóvenes musulmanes que crecen en países occidentales, así como las consecuencias fatales de no darles el apoyo que pueden acabar encontrando en los grupos extremistas.

more » « less
Video Language:
English
Team:
TED
Project:
TEDTalks
Duration:
20:11

Spanish subtitles

Revisions