Return to Video

El mito amazónico de la venganza de los duendes - Nathan D. Horowitz

  • 0:08 - 0:11
    En lo profundo del Amazonas,
    en el río Nea'ocoyá,
  • 0:11 - 0:14
    vivió, de acuerdo con
    la leyenda de Siekopai,
  • 0:14 - 0:17
    un banco de peces
    particularmente grandes y sabrosos.
  • 0:19 - 0:24
    Cuando llegaba la lluvia y el agua subía,
    los peces aparecían
  • 0:24 - 0:27
    y luego se marchaban
    cuando el agua volvía a bajar.
  • 0:27 - 0:32
    Los aldeanos que vivían junto al río
    celebraban estos momentos de abundancia
  • 0:32 - 0:33
    pero querían más.
  • 0:33 - 0:37
    Siguieron a los peces a contracorriente
    y se adentraron en lo profundo de la selva
  • 0:37 - 0:41
    hasta llegar a una laguna en donde
    los ruidos de peces aleteando retumbaban.
  • 0:43 - 0:46
    Toda la aldea montó campamento
    junto a la laguna
  • 0:46 - 0:51
    y trajeron barbasco, un veneno que en
    el agua servía para aturdir a los peces.
  • 0:51 - 0:54
    Mientras tanto, el chamán joven
    fue por una caminata.
  • 0:54 - 0:58
    Percibió que no estaba completamente solo.
  • 0:58 - 1:03
    Se encontró con un árbol
    que resonaba tan fuerte
  • 1:03 - 1:07
    que podía escucharlo incluso
    por encima del ruido de los peces.
  • 1:07 - 1:12
    Estaba seguro que espíritus vivían allí.
  • 1:13 - 1:17
    De vuelta al campamento, les advirtió
    a los aldeanos que los peces tenían dueño.
  • 1:17 - 1:18
    Él encontraría al dueño
  • 1:18 - 1:23
    y hasta su retorno, nadie debía pescar.
  • 1:23 - 1:25
    Fue al árbol resonante.
  • 1:25 - 1:31
    Dentro había un hueco grande como una casa
    lleno de tejedores ocupados.
  • 1:31 - 1:33
    Su líder lo invitó a pasar
  • 1:33 - 1:37
    y le explicó que las pequeñas y jugosas
    frutas de jarabe estaban madurando
  • 1:37 - 1:41
    y que estaban tejiendo canastas
    para recolectarlas.
  • 1:41 - 1:43
    A pesar de que parecían
    y actuaban como personas
  • 1:43 - 1:48
    el chamán supo que eran juri,
    o duendes aéreos,
  • 1:48 - 1:51
    que podían volar y controlar el viento.
  • 1:51 - 1:54
    Le enseñaron a tejer.
  • 1:54 - 1:56
    Antes de partir,
  • 1:56 - 2:00
    el líder de los duendes le susurró
    algunas instrucciones encriptadas.
  • 2:00 - 2:05
    Al final, le dijo al chamán que atara
    un brote de piña a un tronco hueco
  • 2:05 - 2:08
    y que durmiera allí dentro esa noche.
  • 2:17 - 2:22
    En el campamento, los aldeanos estaban
    pescando con veneno de barbasco,
  • 2:22 - 2:24
    cocinando y comiendo.
  • 2:24 - 2:28
    Solo la hermana menor
    del chamán se abstuvo.
  • 2:29 - 2:34
    Luego, el resto de la aldea
    cayó en un sueño profundo.
  • 2:34 - 2:37
    El chamán y su hermana
    les gritaban y los movían
  • 2:37 - 2:39
    pero no se despertaban.
  • 2:41 - 2:44
    Estaba oscureciendo,
    por lo que el chamán y su hermana
  • 2:44 - 2:48
    ataron el brote de piña
    a un tronco hueco y entraron a él.
  • 2:48 - 2:53
    Se levantó un viento fuerte,
    la señal de los duendes aéreos.
  • 2:53 - 2:56
    Rompió ramas y derribó árboles.
  • 2:56 - 2:59
    Caimanes, boas y jaguares rugieron.
  • 2:59 - 3:02
    El agua empezó a subir.
  • 3:02 - 3:06
    Los peces se soltaron del escurridor
    y se fueron nadando.
  • 3:06 - 3:09
    El brote de piña se convirtió en un perro.
  • 3:09 - 3:14
    Ladró toda la noche, para alejar a
    las criaturas de la selva del árbol caído.
  • 3:14 - 3:18
    Cuando amaneció, la inundación retrocedió.
  • 3:18 - 3:21
    Los peces se habían ido
    y la mayoría de la gente también:
  • 3:21 - 3:24
    los animales de la selva
    se los habían comido.
  • 3:26 - 3:29
    Solo los parientes
    del chamán sobrevivieron.
  • 3:29 - 3:31
    Cuando su familia se le acercó,
  • 3:31 - 3:36
    el chamán se dio cuenta a qué se referían
    los duendes cuando dijeron
  • 3:36 - 3:41
    que las frutas estaban madurando:
    no estaban recolectando frutas de jarabe
  • 3:41 - 3:43
    sino ojos humanos.
  • 3:43 - 3:45
    La hermana mayor del chamán lo llamó
  • 3:45 - 3:50
    e intentó tocar su cara
    con sus largas y afiladas uñas.
  • 3:50 - 3:54
    Se alejó y, al recordar las instrucciones
    del líder de los duendes,
  • 3:54 - 3:57
    le arrojó semillas de palmera a su cara.
  • 3:57 - 3:59
    Las semillas se convirtieron en ojos.
  • 3:59 - 4:05
    Pero luego la hermana se transformó en
    un saíno de labios blancos y escapó,
  • 4:05 - 4:09
    con vida pero ya no humana.
  • 4:09 - 4:13
    La comunidad del chamán
    y de su hermana menor había desaparecido.
  • 4:13 - 4:15
    Fueron a vivir con otra aldea
  • 4:15 - 4:20
    en donde les enseño a tejer canastas como
    los duendes aéreos le habían enseñado.
  • 4:20 - 4:24
    Pero no podía olvidar las últimas palabras
    que le dijo el líder de los duendes
  • 4:24 - 4:27
    sobre cómo vengarse.
  • 4:27 - 4:32
    Volvió al hogar de los duendes aéreos
    con ajíes envueltos en hojas.
  • 4:32 - 4:35
    Mientras los duendes miraban
    a través de agujeritos
  • 4:35 - 4:39
    el chamán encendió un fuego
    y colocó en él los ajíes.
  • 4:39 - 4:42
    El fuego empezó a consumir el árbol.
  • 4:42 - 4:45
    Los duendes que habían devorado
    los ojos de las personas murieron.
  • 4:45 - 4:48
    Aquellos que no lo habían hecho
    eran lo suficientemente livianos
  • 4:48 - 4:49
    para salir volando.
  • 4:49 - 4:53
    Por lo que los duendes, al igual
    que los humanos, pagaron un precio alto.
  • 4:53 - 4:57
    Pero también sobrevivieron para contar
    la historia, al igual que el chamán.
  • 4:57 - 5:01
    En la leyenda de Siekopai donde los mundos
    de los espíritus y de los humanos se unen
  • 5:01 - 5:04
    no está claro quiénes salen victoriosos
  • 5:04 - 5:08
    e incluso la muerte es
    una oportunidad para la renovación.
Title:
El mito amazónico de la venganza de los duendes - Nathan D. Horowitz
Speaker:
Nathan D. Horowitz
Description:

Mira la lección completa en https://ed.ted.com/lessons/the-amazonian-myth-of-the-goblins-revenge-nathan-d-horowitz

En lo profundo del Amazonas, en el rio Nea'ocoyá, vivió un banco de peces particularmente grandes y sabrosos. Cuando llegaba la lluvia y el agua subía, los peces aparecían y luego se marchaban cuando el agua volvía a bajar. Los aldeanos que vivían junto al río los siguieron hasta llegar a una laguna, donde establecieron un campamento. Pero un joven chamán pronto percibió que no estaban completamente solos. Nathan D. Horowitz nos cuenta los detalles del mito de Siekopai sobre los duendes aéreos.

Lección de Nathan D. Horowitz, dirigida por Yijia Cao y Mohammad Babakoohi y narrada por Jack Cutmore-Scott.

more » « less
Video Language:
English
Team:
TED
Project:
TED-Ed
Duration:
05:12
Jenny Lam-Chowdhury approved Spanish subtitles for The myth of the stolen eyeballs
Jenny Lam-Chowdhury accepted Spanish subtitles for The myth of the stolen eyeballs
Jenny Lam-Chowdhury edited Spanish subtitles for The myth of the stolen eyeballs
Jenny Lam-Chowdhury edited Spanish subtitles for The myth of the stolen eyeballs
Jenny Lam-Chowdhury edited Spanish subtitles for The myth of the stolen eyeballs
Jenny Lam-Chowdhury edited Spanish subtitles for The myth of the stolen eyeballs
Florencia Djelardini edited Spanish subtitles for The myth of the stolen eyeballs
Florencia Djelardini edited Spanish subtitles for The myth of the stolen eyeballs
Show all

Spanish subtitles

Revisions