Spanish subtitles

← El secreto de convertirse en una persona mentalmente fuerte | Amy Morin | TEDxOcala

Get Embed Code
25 Languages

Showing Revision 10 created 07/17/2016 by Lidia Cámara de la Fuente.

  1. Tengo un amiga en Facebook
    cuya vida parece perfecta.
  2. Ella vive en una casa preciosa.
  3. Y tiene una
    carrera profesional gratificante.
  4. Y ella y su familia van
  5. juntos a essas aventuras emocionantes
    los fines de semana.
  6. Y juro que deben llevar
  7. un fotógrafo profesional con ellos,
  8. (Risas)
  9. porque no importa a dónde vayan
    o qué hagan,
  10. la familia entera se ve simplemente
    hermosa.
  11. Y ella siempre publica
    lo privilegiada que se siente,
  12. y lo agradecida que está
    por la vida que tiene.
  13. Y me da la impresión
    de que ella no dice esas cosas
  14. sólo por escribirlo en Facebook,
    sino que realmente lo dice en serio.
  15. ¿Cuántos de Uds. tienen
    un amigo de ese estilo?
  16. ¿Y a cuántos de Uds.
  17. no les gusta esa persona algunas veces?
  18. (Risas)
  19. A todos nos pasa, ¿cierto?
  20. Es difícil que no nos pase.
  21. Pero esa manera de pensar
    nos cuesta algo.
  22. Y de eso es de lo que quiero
    hablarles hoy:
  23. de lo que nos cuestan
    nuestros malos hábitos.
  24. Tal vez han revisado las noticias de
    Facebook
  25. y piensan, "¿y qué si tuerzo los ojos?
  26. Son sólo 5 segundos de mi tiempo.
  27. ¿Cómo me podría afectar?"
  28. Investigadores
    han comprobado
  29. que envidiar a tus amigos en Facebook,
  30. en realidad conduce a la depresión.
  31. Es sólo una de las trampas
    que nos ponen nuestras mentes.
  32. ¿Alguna vez te has quejado de tu jefe?
  33. o has visto las vidas de tus amigos
    y has pensado,
  34. "¿Por qué ellos tienen toda la suerte?"
  35. Tampoco pueden evitar pensar así ¿cierto?
  36. Esa manera de pensar se ve pequeña
    en el momento.
  37. Y hasta podría parecer que uno se siente
    mejor en ese momento.
  38. Pero ese modo de pensar consume
    la fuerza mental.
  39. Hay 3 tipos de creencias destructivas
  40. que nos vuelven menos efectivos,
  41. y nos quitan nuestra fuerza mental.
  42. El primer tipo son las creencias
    dañinas sobre nosotros mismos.
  43. Tendemos a sentir lástima de nosotros.
  44. Y mientras está bien entristecerse
    cuando algo malo sucede,
  45. la autocompasión va más allá.
  46. Es cuando empiezas
    a aumentar tu desdicha.
  47. Cuando piensas en cosas como,
  48. "¿Por qué siempre me pasan estas cosas?"
  49. "Yo no debería tener que lidiar con esto."
  50. Esa forma de pensar nos bloquea,
  51. nos centra en el problema,
  52. y nos impide encontrar una solución.
  53. E incluso cuando
    no se puede encontrar una solución,
  54. se pueden tomar medidas para mejorar
    la propia vida o la de alguien.
  55. Pero no puedes hacerlo
  56. mientras uno está ocupado
    celebrando su propia fiesta de compasión.
  57. El segundo tipo de creencias destructivas
    que nos impiden avanzar
  58. son las creencias dañinas
    sobre los demás.
  59. Pensamos que los demás pueden controlarnos
  60. y les regalamos el poder.
  61. Pero como adultos
    que vivimos en un país libre,
  62. hay muy pocas cosas en la vida
    que hay que hacer.
  63. Así que cuando uno dices,
    "Tengo que trabajar hasta tarde,"
  64. uno entrega su propio poder.
  65. Sí, quizá habrá consecuencias
    si uno no trabajas hasta tarde,
  66. pero aún eso es una elección .
  67. O cuando uno dices, "mi suegra
    me vuelve loco",
  68. uno regala su poder.
  69. Quizás ella no es la persona
    más amable del mundo,
  70. pero depende de uno mismo
    cómo responder,
  71. porque Ud. manda.
  72. El tercer tipo de creencias dañinas
    que nos impiden avanzar,
  73. son las creencias malsanas sobre el mundo.
  74. Solemos pensar que el mundo está
    en deuda con nosotros.
  75. Pensamos, "si pongo empeño
    trabajando duro,
  76. entonces merezco tener éxito."
  77. Pero esperar a que el éxito
    caiga en el regazo
  78. como una especie de recompensa cósmica,
  79. sólo llevará a la decepción.
  80. Sé que es duro dejar atrás
    nuestros malos hábitos mentales.
  81. Es duro deshacerse de esas
    creencias nocivas
  82. que llevamos encima
    por tanto tiempo.
  83. Pero no nos podemos dar el lujo
    de no renunciar a ellas.
  84. Porque tarde o temprano, vas a
    alcanzar un momento en tu vida
  85. en el que vas a necesitar toda la fuerza
    mental que puedas reunir.
  86. Cuando tenía 23 años,
  87. pensé que tenía toda la vida resuelta.
  88. Me gradué de posgrado,
  89. di con mi primer gran trabajo
    como terapeuta,
  90. me casé,
  91. e incluso compré una casa.
  92. Y pensé, "¡Esto va a ser genial!
  93. "conseguí un increíble empujón
    hacia el éxito,
  94. ¿qué podría salir mal?"
  95. Todo eso cambió un día
  96. cuando recibí una llamada de mi hermana.
  97. Ella me dijo que habían encontrado
    a mi madre inconsciente
  98. y que la habían llevado al hospital.
  99. Mi esposo Lincoln y yo corrimos
    hacia el auto y para ir al hospital.
  100. No podíamos imaginarnos qué había pasado.
  101. Mi madre sólo tenía 51 años.
  102. Ella no tenía ningún historial alguno
    de problemas de salud.
  103. Cuando llegamos al hospital,
  104. los médicos nos explicaron que
    ella tenía un aneurisma cerebral.
  105. Y en 24 horas, mi madre,
  106. que se levantaba en la mañana diciendo,
    "es un hermoso día para estar vivo",
  107. se murió.
  108. La noticia fue devastadora para mí.
  109. Mi madre y yo habíamos estábamos
    muy cercanas.
  110. Como terapeuta sabía a nivel intelectual
    cómo hacerle frente al luto.
  111. Pero saberlo y ponerlo en práctica
    pueden ser dos cosas muy diferentes.
  112. Me tomó mucho tiempo antes de sentir
    que realmente estaba sanando.
  113. Y entonces, al tercer año del aniversario
    de la muerte de mi madre,
  114. me llamaron unos amigos,
  115. y nos invitaron a Lincoln y a mí
    a un partido de baloncesto.
  116. Casualmente, el partido tenía lugar
  117. en el mismo auditorio en el que
    había visto a mi madre la última vez
  118. la noche anterior a su muerte.
  119. No había estado allí desde entonces.
  120. Ni siquiera estaba segura
    de querer volver.
  121. Pero Lincoln y yo lo discutimos
    y finalmente dijimos,
  122. "Tal vez esa sea una buena forma
    de honrar su memoria."
  123. Así que fuimos al partido.
  124. Y en realidad la pasamos bien
    con nuestros amigos.
  125. De vuelta a casa esa noche,
  126. hablamos sobre lo genial que era
  127. poder por fin regresar a ese lugar
  128. y recordar a mi madre con una sonrisa
  129. en lugar de todos
    esos sentimientos de tristeza.
  130. Pero poco después de llegar a casa esa noche,
    Lincoln me dijo que no se sentía bien.
  131. Minutos después, se desmayó.
  132. Tuve que llamar a una ambulancia.
  133. Me reuní con su familia
    en la sala de emergencias.
  134. Esperamos lo que nos pareció
    una eternidad,
  135. hasta que al fin un médico salió.
  136. Pero en lugar de llevarnos con Lincoln,
  137. nos llevó a un cuarto privado,
  138. nos hizo sentar,
  139. y nos explicó que Lincoln,
  140. que era la persona más aventurera
    que yo hubiera conocido,
  141. se había ido.
  142. No supimos a tiempo,
    pero le dio un ataque al corazón.
  143. Tan sólo tenía 26 años.
  144. No tenía historial de problemas
    cardíacos.
  145. Así que me encontraba viuda a los 26 años
  146. y sin mi mamá.
  147. Yo pensé, "¿Cómo voy a sobrellevar esto?"
  148. Y describir que fue
    un período doloroso en mi vida
  149. sería subestimarlo.
  150. Y fue en ese momento
    en el que me di cuenta
  151. que cuando realmente se pasan
    por momentos difíciles,
  152. los buenos hábitos no son suficientes.
  153. Sólo se necesitan
    uno o dos pequeños hábitos
  154. que realmente te impedirán avanzar.
  155. Trabajé tanto como pude,
  156. no sólo para crear
    buenos hábitos en mi vida,
  157. sino para liberarme
    de esos pequeños hábitos,
  158. sin importar
    qué pequeños puedan parecer.
  159. En medio de todo,
  160. mantuve la esperanza de que algún día
    la vida podría mejorar.
  161. Y con el tiempo, así fue.
  162. Unos cuantos años más adelante
    conocí a Steve.
  163. Y nos enamoramos.
  164. Y me volví a casar.
  165. Vendimos la casa donde
    Lincoln y yo habíamos vivido,
  166. y compramos una casa nueva,
    en un área nueva,
  167. y conseguí un nuevo empleo.
  168. Pero casi tan pronto como
    suspiré de alivio
  169. por ese nuevo comienzo que tuve,
  170. recibimos la noticia de que el papá
    de Steve tenía cáncer terminal.
  171. Y empecé a pensar,
  172. "¿Por qué esto tiene
    que seguir sucediéndome?"
  173. "¿Por qué tengo que seguir perdiendo
    a todos mis seres amados?"
  174. "No es justo".
  175. Pero si había aprendido algo
  176. era que esa manera de pensar
    me impediría seguir adelante.
  177. Sabía que iba a necesitar
  178. toda la fuerza mental que pudiera reuinir
  179. para superar una pérdida más.
  180. Así que me senté y escribí una lista
  181. de todas las cosas que las personas
    mentalmente fuertes evitan hacer.
  182. Y repasé esa lista.
  183. Era un recordatorio
    de todos esos malos hábitos
  184. que en alguna u otro ocasión
    me mantuvieron truncada.
  185. Y seguí repasando la lista
    una y otra vez.
  186. Y realmente lo necesitaba.
  187. Porque a pocas semanas de escribirla,
  188. El papá de Steve murió.
  189. Mi viaje me había enseñado que el secreto
    para ser fuerte mentalmente,
  190. era tener que deshacerte
    de malos hábitos mentales.
  191. La fortaleza mental es muy parecida
    a la fortaleza física:
  192. Si quisieras ser físicamente fuerte,
  193. hay que ir al gimnasio
    y levantar pesas,
  194. Pero si realmente se quieren
    ver resultados,
  195. hay que dejar de comer comida chatarra.
  196. Con la fuerza mental pasa igual.
  197. Si se quiere ser fuerte mentalmente,
  198. necesitas buenos hábitos
    como practicar la gratitud.
  199. Pero también debes renunciar
    a los malos hábitos,
  200. como la envidia al éxito de los demás.
  201. Sin importar qué tan frecuentemente
    suceda,
  202. te impedirá avanzar.
  203. Así que, ¿cómo se entrena el cerebro
    para que piense diferente?
  204. ¿Cómo renunciar a esos malos hábitos
  205. que has venido llevando contigo?
  206. Se empieza al contrarrestar esas
    creencias malsanas de las que les hablaba,
  207. con unas más saludables.
  208. Por ejemplo, las creencias malsanas
    sobre nosotros mismos
  209. resultan comúnmente porque estamos
    incómodos con nuestros sentimientos.
  210. Sentirse triste, herido,
    enojado o asustado,
  211. todas esas cosas son incómodas.
  212. Por eso hacemos grandes esfuerzos
    para evitar esa inconformidad.
  213. Tratamos de escapar de ella,
  214. haciendo cosas como tener una
    fiesta de compasión.
  215. Y aunque es una distracción temporal,
  216. sólo prolonga el dolor.
  217. La única manera de superar
    emociones incómodas,
  218. la única manera de lidiar con ellas,
    es recorriéndolas.
  219. Permitirse sentirse triste
    y luego avanzar.
  220. para ganar confianza
    en la propia capacidad
  221. de lidiar con esa incomodidad.
  222. Las creencias malsanas sobre los demás
    aparecen
  223. porque nos comparamos con otras personas.
  224. Creemos que ellos están por encima o
    por debajo de nosotros.
  225. O pensamos que ellos pueden
    controlar cómo nos sentimos,
  226. o que nosotros podemos controlar
    cómo se comportan,
  227. o los culpamos por frenarnos.
  228. Pero la realidad es que son nuestras
    propias decisiones las que lo hacen.
  229. Tienes que aceptar que tú eres tú
  230. y los demás son gente aparte de ti.
  231. La única persona
    con la que deberías compararte
  232. es a la persona que fuiste ayer.
  233. Y las creencias poco saludables
    sobre el mundo aparecen
  234. porque muy en el fondo queremos
    que el mundo sea justo.
  235. Queremos pensar que si realizamos
    suficientes buenas acciones,
  236. nos pasarán suficientes cosas buenas
    a nosotros.
  237. O si podemos aguantar suficientes
    momentos malos,
  238. obtendremos algún tipo de recompensa.
  239. Pero finalmente tienes que aceptar que
    la vida no es justa.
  240. Y eso puede ser liberador.
  241. Sí, significa que no necesariamente serás
    recompensado por tu bondad,
  242. pero también significa que no importa
    cuánto hayas sufrido,
  243. no estás condenado a seguir sufriendo.
  244. El mundo no funciona de esa forma.
  245. Tu mundo es lo que lo construyas.
  246. Pero por supuesto, antes de que
    puedas cambiar tu mundo
  247. tienes que creer que puedes hacerlo.
  248. Una vez trabajé con un hombre que
    había sido diabético por años.
  249. Su médico lo remitió a psicoterapia
  250. porque tenía
    algunos malos hábitos mentales
  251. que estaban empezando a afectar
    su salud física.
  252. Su madre había muerto de complicaciones
    de diabetes a temprana edad,
  253. así que él creía que estaba condenado,
  254. y había dejado de tratar de controlar
    el azúcar en su sangre por completo.
  255. De hecho, el azúcar en su sangre
    había estado tan alta últimamente,
  256. que había empezado a afectar su visión.
  257. Y le habían quitado su licencia
    para conducir.
  258. Y su mundo se estaba encogiendo.
  259. Cuando llegó a mi consulta, era obvio;
  260. él sabía todo lo que debía hacer
    para controlar el azúcar en su sangre,
  261. pero simplemente no creía que
    valiera la pena el esfuerzo.
  262. Pero con el tiempo accedió a hacer
    un pequeño cambio.
  263. Dijo: "Renunciaré a mi hábito de
    los 2 litros al día de Pepsi,
  264. y lo cambiaré por Pepsi de dieta."
  265. Y no podía creer lo pronto que
    sus números comenzaron a mejorar.
  266. E incluso cuando venía cada semana
  267. a recordarme lo horrible que sabía
    la Pepsi de dieta,
  268. se lo aguantó.
  269. Y una vez empezó a ver un poco
    de mejoría,
  270. dijo: "Bueno, tal vez podría ver
    algunos de mis otros hábitos."
  271. Dijo: "Podría cambiar
    mi taza nocturna de helado
  272. por un snack con menos azúcar."
  273. Y entonces un día él estaba en un almacén
    de segunda mano con unos amigos,
  274. y se encontró una bicicleta
    vieja y golpeada.
  275. Y la compró por unos cuantos dólares,
  276. y se la llevó a la casa y la acomodó
    al frente de su televisión.
  277. Y empezó a pedalear
  278. mientras veía algunos de sus programas
    favoritos cada noche.
  279. Y no sólo perdió peso,
  280. sino que un día se dio cuenta
    que podía ver la televisión
  281. un poquito más nítida que antes.
  282. Y de repente se le ocurrió,
  283. que quizás el daño en su visión
    no era permantente.
  284. Así que se propuso una nueva meta:
  285. recuperar su licencia de conducción.
  286. Y de ese día en adelante estuvo increíble.
  287. Al final de nuestro tiempo juntos,
    venía cada semana
  288. diciendo: "bien,
    ¿qué vamos a hacer esta semana?
  289. Porque finalmente creía
    que podía cambiar su mundo.
  290. Y que tenía la fortaleza
    mental para cambiarlo.
  291. Y que podía renunciar
    a sus hábitos mentales malos.
  292. Y todo comenzó con un simple paso pequeño.
  293. Así que los invito a considerar
  294. ¿Qué hábitos mentales malos
    les están frenando?
  295. ¿Qué creencias nocivas
  296. les separan de tener la fuerza mental
    que podrían tener?
  297. ¿Y cuál es ese pequeño paso
    que podrías tomar hoy?
  298. Aquí y ahora.
  299. Gracias.
  300. (Aplausos)