Spanish subtitles

← La tiranía del mérito

Get Embed Code
39 Languages

Showing Revision 6 created 09/13/2020 by Paula Motter.

  1. Esta es una pregunta
    que todos nos deberíamos hacer:
  2. ¿Qué salió mal?
  3. No solo con la pandemia,
    sino con nuestra vida cívica.
  4. ¿Cómo llegamos a este momento político
    tan polarizado y hostil?
  5. En las décadas recientes,

  6. se ha profundizado la división
    entre ganadores y perdedores,
  7. lo cual ha contaminado
    nuestra política, y nos ha dividido.
  8. Esta división, en parte,
    tiene que ver con la desigualdad.
  9. Pero también tiene que ver con
    las actitudes de ganadores y perdedores
  10. que son parte de ella.
  11. Aquellos que alcanzaron la cima
  12. han llegado a creer que obtuvieron
    su éxito por cuenta propia,
  13. como medida de su mérito,
  14. y que aquellos que perdieron
    solo pueden culparse a sí mismos.
  15. Esta forma de concebir el éxito

  16. surge de un principio
    aparentemente atractivo.
  17. Si todos tienen las mismas oportunidades,
  18. los ganadores se merecen sus triunfos.
  19. Esta es la base del ideal meritocrático.
  20. Claro que la realidad no es así.
  21. No todos tienen las mismas
    oportunidades para sobresalir.
  22. Los niños que nacen en familias pobres
    suelen permanecer en la pobreza al crecer.
  23. Los padres acaudalados les pueden
    ceder sus ventajas a sus hijos.
  24. Por ejemplo,
  25. en las universidades de la liga Ivy,
  26. hay más estudiantes que integran
    el 1 % de los que están en la cima
  27. que los que integran la mitad inferior
    del país, en su totalidad.
  28. Pero el problema no solo es
    que no podamos estar a la altura

  29. de los principios meritocráticos
    que proclamamos.
  30. El propio principio tiene fallas.
  31. Tiene un lado oscuro.
  32. La meritocracia corroe el bien común.
  33. Conduce a la arrogancia
    entre los ganadores
  34. y a la humillación
    entre los que salen perdiendo.
  35. Motiva a los exitosos a jactarse
    demasiado de su éxito,
  36. a olvidar la suerte y la buena fortuna
    que los ayudó en el camino.
  37. Y esto hace que menosprecien
    a los menos afortunados,
  38. a los menos preparados que ellos.
  39. Esto es importante en la política.
  40. Una de las causas más potentes
    del rechazo popular
  41. es la sensación entre los trabajadores
    de que la élite los menosprecia.
  42. Es una queja legítima.
  43. Incluso cuando la globalización
    provocó una gran desigualdad

  44. y estancamiento en los ingresos,
  45. sus defensores les dieron
    alentadores consejos a sus trabajadores:
  46. "Si quieren competir y vencer
    en la economía global,
  47. vayan a la universidad".
  48. "Sus ingresos dependen
    de lo que aprendan".
  49. "Pueden lograrlo si lo intentan".
  50. Estas élites pasan por alto
    la ofensa implícita en esos consejos.
  51. Si uno no va a la universidad,
  52. si uno no crece en la nueva economía,
  53. el fracaso es culpa nuestra.
  54. Esa es la conclusión.
  55. No es de sorprender
    que muchos trabajadores
  56. estén en contra
    de las élites meritocráticas.
  57. ¿Qué deberíamos hacer, entonces?

  58. Tenemos que reconsiderar
    tres aspectos de nuestra vida cívica:
  59. el rol de las universidades,
  60. la dignidad del trabajo
    y el significado del éxito.
  61. Debemos empezar a reconsiderar
    el papel de las universidades

  62. como árbitros de oportunidades.
  63. Para quienes pasamos nuestros días
    en compañía de gente graduada,
  64. es fácil olvidarnos de un hecho simple:
  65. la mayoría de la gente no cuenta
    con un título de licenciatura.
  66. De hecho, casi dos terceras partes
    de los estadounidenses no lo tienen.
  67. Así que es absurdo crear una economía
  68. que hace del título universitario
    una condición necesaria
  69. para tener un trabajo digno
    y una vida decente.
  70. Alentar a la gente
    a ir a la universidad es algo bueno.

  71. Facilitarle el acceso a personas
    que no pueden costearla es aún mejor.
  72. Pero esta no es la solución
    para la desigualdad.
  73. Deberíamos preocuparnos menos
    por preparar a las personas
  74. para un combate meritocrático
  75. y enfocarnos más en mejorar la vida
  76. de las personas que no tienen un título
  77. pero que contribuyen
    de manera esencial a la sociedad.
  78. Deberíamos renovar la dignidad del trabajo

  79. y ponerla en el centro
    de nuestro enfoque político.
  80. Debemos recordar que trabajar
    no es solo ganarse la vida.
  81. También es contribuir al bien común
  82. y ser reconocidos por ello.
  83. Robert F. Kennedy
    lo expresó muy bien hace 50 años.

  84. Fraternidad, comunidad
    y patriotismo compartido.
  85. Estos valores esenciales no se obtienen
  86. solamente al comprar
    y consumir bienes en conjunto.
  87. Se obtienen con un empleo digno,
  88. con una paga decente.
  89. El tipo de empleo que nos permite decir:
  90. "Yo ayudé a construir este país.
  91. Yo participo en sus grandes
    emprendimientos públicos".
  92. Este sentimiento cívico
  93. es algo que hace mucha falta
    en nuestra vida pública hoy en día.
  94. Solemos asumir que el dinero que ganamos

  95. es lo que mide nuestras
    contribuciones al bien común.
  96. Pero esto no es correcto.
  97. Martin Luther King Jr. explicó el porqué.
  98. Después de una huelga
    de trabajadores sanitarios
  99. en Memphis, Tennessee,
  100. poco antes de su asesinato,
  101. King reflexionó:
  102. "La persona que recoge
    nuestra basura es, a final de cuentas,
  103. tan importante como el médico,
  104. pues, si no hiciera su trabajo,
    las enfermedades se multiplicarían.
  105. Todos los trabajos son dignos".
  106. La pandemia de la actualidad
    deja esto en claro.

  107. Nos muestra lo mucho que dependemos
  108. de los trabajadores
    que solemos pasar por alto:
  109. quienes hacen entregas y envíos,
    trabajadores de mantenimiento,
  110. empleados en supermercados
    y almacenes, transportistas,
  111. asistentes de enfermería,
    cuidadores de niños,
  112. proveedores de atención
    médica domiciliaria.
  113. Ellos no son los trabajadores
    mejor pagados o más respetados.
  114. Pero, ahora, los vemos
    como trabajadores esenciales.
  115. Este es momento para un debate público
  116. sobre cómo darles una paga
    y un reconocimiento
  117. que concuerde más
    con la importancia de su trabajo.
  118. También es momento de
    un cambio moral, e incluso espiritual,

  119. para cuesionar nuestras
    presunciones meritocráticas.
  120. Moralmente hablando, ¿me merezco
    los talentos que me hicieron progresar?
  121. ¿Tengo algo que ver
    con vivir en una sociedad
  122. que recompensa los talentos
    que casualmente tengo?
  123. ¿O es mi buena suerte?
  124. Insistir en que mi éxito depende de mí
  125. me impide ponerme
    en los zapatos de los demás.
  126. Apreciar el papel de la suerte en la vida
    puede dar pie a cierta humildad.
  127. Si no fuera por el accidente
    del nacimiento, o por la gracia de Dios,
  128. o por el misterio del destino,
  129. no estaría aquí.
  130. Este espíritu de humildad
    es la virtud cívica que necesitamos ahora.

  131. Es el comienzo para poder regresar
  132. de esa severa ética del éxito
    que nos divide.
  133. Nos conduce más allá
    de la tiranía del mérito,
  134. hacia una vida pública
    menos hostil y más generosa.